web analytics

Redes Sociales – De la abundancia del corazón habla tu red social

Comparte la noticia

Cómo saber de forma sencilla qué hay en tu corazón es uno de los usos que le podemos dar a las redes sociales si eres un usuario habitual de algunas de ellas como Facebook, Instagram, Tweeter, TikTok, etc.

Te daré un ejemplo de mi vida personal.

Lo que consumes

Las redes sociales que yo más utilizo son Instagram y TikTok. No es que realmente las utilice, entro a mirar digo “uy que bien” o me parto de la risa con las ocurrencias de la gente y me voy.

Mi caso es peculiar porque yo no les doy contenido a las redes sociales. Así que la idea que ellos construyen de mi es poco acertada.

¿Cómo lo sé? Por las publicidades que me muestran. Los anuncios que me aparecen no tienen nada que ver con mis gustos o intereses y eso se debe mayormente a que no tienen suficiente información sobre mí y por eso no saben bien qué mostrarme (algo que provoco intencionalmente).

Creo que muy pocas personas, por no decir nadie, hacen esto. La mayoría desconocen lo que digo o si lo saben no les importa.

En fin, hay cosas que sí saben sobre mí por las cuentas a las que sigo y me muestra contenido relacionado a esas cuentas. Es por eso por lo que, si ves mi Instagram vas a ver puros animales, paisajes, bailarines y vídeos de producción audiovisual, porque son las cosas que me interesan.

Éste es uno de los indicativos más grandes de lo que hay en tu corazón.

Lo que provees

Como dije anteriormente, en mi vida personal soy 99% consumidora, no proveo información más que algún like o por el simple hecho de ver el contenido de las aplicaciones.

Es muy diferente a mi vida profesional en la que estudio qué es lo que la gente quiere ver y cómo hacerlos reaccionar ante ese contenido (comprar, suscribirse, seguir, etc.).

Todo cuenta: un post con tu última salida, las fotos de tus vacaciones, una publicación con una opinión sobre un tema controversial, el compartir publicaciones o enlaces externos, noticias, videos, tus reacciones, tus comentarios, lo que lees, cuánto tiempo lo lees. Todo.

Vemos entonces que nos podemos decantar por estos dos caminos, el de ser proveedor o consumidor.

Lo que consumes

¿Qué es lo que más ves en tus redes sociales? ¿Te suena el dicho eres lo que comes? Pues aquí funciona igual. Eres lo que consumes. Entonces te hago seta pregunta: ¿qué ves en tu feed? ¿qué publicaciones te muestra Facebook, Instagram o cualquiera que sea la red social que uses?

Como hemos hablado, todo lo que ves se debe a que anteriormente has reaccionado a contenido similar. Solo el hecho de mirar es suficiente, aunque sea por pura curiosidad.

No olvidemos que el primer pecado en el Edén entró por la vista, por mera curiosidad.

Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Génesis 3:6

Para bien o para mal, lo que tú ves en redes sociales, lo que “te aparece” es un indicador de lo que consumes habitualmente. Como cristianos es una excelente herramienta para examinar qué hay en nuestro corazón.

¿Qué es lo que publicas o reposteas en redes sociales?

¿Has visto alguna vez el típico comentario de alguna persona en Facebook que va dirigido a alguien específico, pero está planteado como si fuera en general?

“En los momentos difíciles es cuando sabes quiénes son realmente tus amigos” por dar un ejemplo de tantos.

¿Alguna vez has hecho algún comentario como este? Yo sí. Muchísimas personas recurrimos en ocasiones a las redes sociales para desahogarnos o incluso para “escrachar” a alguien. Es como una necesidad que tenemos de decir lo que pensamos.

El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Lucas 6:45

Este es otro buen indicador de lo que hay en nuestro corazón. Lo cierto es que cada cosa tiene su tiempo como leemos en Eclesiastés 3 y si la biblia se hubiera escrito en esta época diría “Tiempo de postear y tiempo de abstenerse de postear”. Creo que hemos sobrevalorado nuestras propias opiniones y por ello tenemos la gran necesidad de opinar sobre todo lo que respira y lo que no. Hablaremos más sobre esto en el siguiente artículo.


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *