web analytics

¿Por qué el cristianismo es único?

Comparte la noticia

Muchos conductores se habrán fijado en una popular pegatina para el parachoques en la que se lee «Coexist» con las palabras sustituidas por diferentes símbolos religiosos. Por ejemplo, la «C» se suele representar como la media luna islámica, la «X» como la estrella de David y la «T» como la cruz.

Los que utilizan la pegatina «Coexist» sostienen que todas las religiones deberían vivir en paz, armonía y tolerancia. En una sociedad de relativismo, mucha gente cree que todas las religiones del mundo son básicamente iguales, por lo que todas deberían llevarse bien.

Sin embargo, cabe preguntarse si todas las religiones del mundo son básicamente iguales o tienen las mismas enseñanzas. ¿Estaría de acuerdo un judío en que adora al mismo Dios que un cristiano? ¿O un musulmán afirmaría el carácter inerrante e inspirado de la Biblia como lo hacen los cristianos?

Claramente, las respuestas a estas preguntas demuestran que las principales religiones del mundo no son todas iguales. En concreto, el cristianismo destaca entre todas estas religiones por sus enseñanzas sobre Dios, la salvación, la Biblia y la persona de Jesús.

Un Dios, tres personas

Mientras que muchas de las religiones del mundo son monoteístas, lo que significa que adoran a un solo Dios, el cristianismo es único al enseñar que hay un Dios que es tres personas. La Trinidad, palabra utilizada para describir a Dios, es una doctrina claramente cristiana. Ningún otro sistema de creencias tiene la idea de un Dios que existe eternamente como tres personas.

En concreto, la Biblia presenta la verdad de que el Padre es Dios (Efesios 1:2). Jesús, el Hijo, también es Dios (Juan 1:1; Colosenses 2:9). Además, se dice explícitamente que el Espíritu Santo es Dios (Hechos 5:3-4). Todo esto está en el contexto de la afirmación de las Escrituras de que sólo hay un Dios verdadero (Deuteronomio 6:4).

Mateo 28:19 también aclara la verdad de la Trinidad cuando Jesús dice: «Bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (NVI, énfasis mío). La palabra «nombre» es singular, al referirse a Dios, pero incluye las tres personas distintas del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Todas las demás religiones del mundo niegan la verdad sobre el ser esencial de Dios. Los judíos y los musulmanes niegan la Trinidad. Además, las sectas niegan la verdad de quién es Dios, como los Testigos de Jehová y los mormones. El cristianismo es el único que afirma la verdad de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son el único Dios verdadero.

Salvados por la gracia a través de la fe

Otro aspecto importante del cristianismo, que se destaca como distinto, es la presentación bíblica de la salvación. Todas las demás religiones y cultos enseñan que las personas deben trabajar para su salvación. El pueblo judío cree que debe seguir los mandamientos para agradar a Dios.

El Islam enseña que una persona debe adherirse de todo corazón a los cinco pilares de la fe para ganar el favor de Alá.

Los mormones creen que una persona debe realizar buenas obras dentro de la iglesia de los Santos de los Últimos Días para ganarse el camino al Cielo. Todos estos falsos caminos fomentan el trabajo y el esfuerzo humano para lograr la salvación.

En contraste con las reglas establecidas por las principales religiones y cultos del mundo, el cristianismo enseña que la salvación es una obra de Dios, que Él da libremente a la humanidad. Las Escrituras enseñan que Jesús aseguró el perdón de los pecados mediante su brutal muerte en la cruz y su resurrección de entre los muertos (1 Corintios 15:1-4).

Cristo se entregó como sacrificio expiatorio para liberar a la humanidad de su esclavitud al pecado (Romanos 3:25-26; 1 Juan 2:2). La salvación fue iniciada por Dios, ya que «Cristo murió por nosotros cuando aún éramos pecadores».

Esto demuestra el amor de Dios por nosotros» (Romanos 5:8, Traducción de la Palabra de Dios). Los seres humanos no pueden ganarse el favor de Dios, ya que incluso las buenas acciones de la humanidad se consideran trapos de inmundicia en comparación con su pecado (Isaías 64:6).

A diferencia del sistema centrado en las obras de otras religiones, el cristianismo presenta la verdad de que la salvación es por gracia mediante la fe. Como afirma Efesios 2:8-9: «Porque por gracia habéis sido salvados mediante la fe -y esto no procede de vosotros, sino que es un don de Dios-, no por obras, para que nadie pueda gloriarse» (NVI).

La fe es lo único que se requiere para recibir el maravilloso don de la salvación y la vida eterna (Juan 3:16). Para recibir una cuenta clara ante el único Dios santo, una persona debe aceptar la oferta gratuita de salvación, que proporciona la justificación de los pecados (Romanos 3:21-24).

La Santa Palabra de Dios

Además de la Trinidad y la salvación por la gracia a través de la fe, el cristianismo es único al enseñar que la Biblia, que consiste en el Antiguo y el Nuevo Testamento, es la Palabra de Dios (2 Timoteo 3:16).

La Escritura es completa, inerrante e inspirada. Los escritores de la Biblia fueron llevados por el Espíritu Santo, que es el autor último de las Escrituras (2 Pedro 1:21). Vista como la Palabra de Dios, la Biblia es un aspecto único del cristianismo.

Otras religiones tienen sus escritos sagrados, pero son defectuosos e incluyen contradicciones. Por ejemplo, el Corán afirma ser las palabras inspiradas de Alá, pero tiene contradicciones. En el Corán, se dice que Mahoma fue el primer musulmán (sura 39:12), pero también se dice que Abraham fue el primer musulmán (sura 2:132).

Esta es una clara contradicción, entre muchas otras, que desacreditan al Corán. A diferencia del Corán, la Biblia no tiene contradicciones, ya que las palabras de Dios son impecables (Proverbios 30:5).

La Biblia incluso es única entre las versiones cambiadas de las Escrituras que utilizan las sectas. Por ejemplo, los Testigos de Jehová han cambiado la Biblia para adaptarla a su sistema de creencias.

En la Traducción del Nuevo Mundo de la Biblia de los Testigos de Jehová, han cambiado Juan 1:1 para decir que «la Palabra era un dios», en lugar de la lectura correcta de que «la Palabra es Dios», al referirse a Jesús (NVI). Por lo tanto, la Biblia es una marca distintiva del cristianismo.

Jesús, Dios-Hombre

El último aspecto distintivo del cristianismo que se discutirá es la persona de Jesucristo. Aunque aparece en último lugar en este artículo, Jesús es el aspecto más importante en cuanto a la singularidad del cristianismo.

Dentro de las enseñanzas de las principales religiones del mundo, Jesús es visto como un gran maestro, profeta, un hombre bueno o un guía espiritual. Ninguna de las otras religiones reconoce la verdad de quién es Jesús tal y como se describe en la Biblia.

A pesar de las falsas representaciones de Jesús en las religiones del mundo, la Biblia es clara en cuanto a que Jesús es totalmente Dios y totalmente hombre. Jesucristo es la segunda persona de la Trinidad y se hizo hombre en la encarnación para salvar a la humanidad (Filipenses 2:6-11).

Incluso en la encarnación de convertirse en un hombre físico, Jesús no perdió nada de Su deidad, sino que siguió siendo el Dios todopoderoso del universo (Isaías 9:6-7; Mateo 1:23; Juan 8:58; Romanos 10:9-11).

Un día en el futuro, todas las personas reconocerán a Jesús por lo que es y confesarán Su nombre de rodillas (Filipenses 2:10-11).

Además, las Escrituras dicen que Jesús es el único camino para salvarse. Los nombres de Mahoma, Alá, Ganesh, Buda o José Smith no pueden salvar a nadie. No hay otro nombre por el cual la humanidad pueda ser salvada sino por el nombre de Jesucristo (Hechos 4:11-12).

Aunque la cultura secular afirme que la gente puede experimentar a Dios en cualquier religión, el cristianismo presenta la verdad de la exclusividad de Jesucristo. Como dijo Jesús en Juan 14:6, «Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre si no es por mí» (NVI).

Esta verdad puede no ser popular en la sociedad pluralista moderna, pero es una enseñanza vital del cristianismo, que no puede ser comprometida. La salvación sólo se encuentra en la muerte y resurrección de Jesús. Todos los demás caminos son inútiles y conducen a la muerte.

El cristianismo se distingue de todas las demás religiones

La enseñanza del cristianismo sobre Dios, la salvación, la Biblia y la persona de Jesús son marcas distintivas que lo diferencian de todas las demás religiones. Ninguna otra religión, culto o sistema de creencias del mundo puede proporcionar una alegría duradera, una esperanza eterna, una vida eterna o una nueva vida como el cristianismo.

Aunque mucha gente llamaría al cristianismo una «religión», es mucho más, ya que implica una relación íntima y profunda con el Dios del universo que salvó a la humanidad debido a su indescriptible amor.

Puede que la cultura moderna siga defendiendo que todas las religiones son intrínsecamente iguales, pero el cristianismo destaca por presentar la buena noticia de Jesucristo, que cambia la vida.

Fuente: Christianity


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *