web analytics

Oraciones para distintos casos

Comparte la noticia

Cuando te sientes solo/a

A veces la vida puede parecer una lucha. Muchos sufren la pérdida de un ser querido. Otros han experimentado el dolor del divorcio o de la ruptura de relaciones. Algunos han perdido su trabajo. Muchos se enfrentan a grandes deudas. Otros sufren por hijos mayores que parecen haber perdido el rumbo. Algunos se enfrentan a nuevos diagnósticos y problemas de salud. Otros siguen esperando la respuesta a sus oraciones, sintiendo que Dios se ha olvidado de alguna manera. Y muchos pueden estar rodeados de gente, pero solos por dentro, luchando contra la depresión y la oscuridad, luchando contra la preocupación, enfrentándose a grandes miedos, sintiéndose perdidos en un mar de dudas, preguntándose si Dios siquiera ve… o se preocupa.

Él sí ve. Le importa.

Dios sabe y comprende. Él nos da esta palabra de esperanza, para todos aquellos que se sienten solos, abrumados, o están luchando contra el miedo y la preocupación.

Una palabra poderosa que proviene directamente de la historia de una joven que huía, asustada.

Lejos de su casa y de todo lo que conocía. Solitaria, rechazada, herida y sin esperanza. Agar corrió al desierto porque no tenía otro lugar donde ir. Y Dios, en su bondad, le envió allí un ángel. Él nunca la perdió de vista, nunca dejó de cuidarla. Aunque las mentiras de su propio corazón le decían lo contrario. El ángel de Dios le habló directamente a través de las mentiras de la derrota, le dijo que volviera, le habló de esperanza y de bendición en todo lo que Dios todavía tenía reservado.

Y Agar sabía, tal vez lo que necesitamos recordar todavía hoy. Sus palabras exhalaron esta gran verdad que asegura nuestras luchas, y ancla nuestra esperanza, «Tú eres el Dios que me ve…» Génesis 16:13

El Roi – Es el Dios que ve – nota, mira atentamente, tiene en cuenta, observa, considera, vigila, presta atención, contempla, que sigue viendo. Ese es nuestro Dios. Ese es el que nos creó. Ese es el que ama tanto y nos persigue con el bien.

No pienses ni por un minuto que Él no te ve, o que no le importa. No eres invisible para Él. Tu situación nunca es demasiado desesperada para que Él haga un milagro. Él vio entonces, Él ve ahora, cada momento en la vida de sus hijos. Y Él trabaja, constantemente trabaja en nuestro favor, a veces incluso enviando un ángel…

Nunca estás solo. Él siguió con Agar en el desierto; Él sabe dónde estamos en nuestro desierto también.

Él ve. Se preocupa. Nos persigue. Está con nosotros.

Que Dios llene cada corazón atribulado y herido, hoy y durante estas semanas, con su presencia de gracia y paz.

Querido Dios,

Gracias porque nos ves justo donde estamos, en medio de nuestro dolor y lucha, en medio de nuestra tierra desierta. Gracias porque no nos has olvidado y nunca lo harás. Perdónanos por no confiar en ti, por dudar de tu bondad, o por no creer que realmente estás ahí. Elegimos poner hoy nuestros ojos en ti. Elegimos la alegría y la paz cuando las mentiras susurradas vienen y dicen que no debemos tener alegría ni paz.

Gracias porque te preocupas por nosotros y tu amor por nosotros es tan grande. Confesamos nuestra necesidad de ti. Llénanos de tu Espíritu, renueva nuestros corazones y mentes en tu verdad. Te pedimos que tu esperanza y tu consuelo sigan sanando nuestros corazones allí donde se han roto. Danos el valor para afrontar otro día, sabiendo que contigo delante y detrás de nosotros, no tenemos nada que temer.

En el nombre de Jesús,

Amén.

Fronteras seguras

La vida es preciosa. Sin embargo, con demasiada frecuencia, podemos encontrarnos con que gran parte de nuestro tiempo lo pasamos rodeados de personas negativas y tóxicas, que nos drenan la vida. A veces son compañeros de trabajo, amigos o, por desgracia, incluso miembros de la familia.

Dios nunca pretende que hagamos girar nuestras ruedas, que desperdiciemos nuestros días, tratando de hacer felices a otros que nunca podrán serlo. Porque en realidad, no depende de nosotros. No depende de ti. Tal vez quieran que pienses que sí, como si tuvieras el poder de mejorar el valor de su existencia, pero esa no es una carga que debas llevar.

El mayor deseo de Dios es liberarnos. Y a veces lo que impulsa ese cambio es que algún alma valiente esté dispuesta a decir: «Basta, no más». Que elija lo que es mejor, y aprenda a establecer límites que protejan y limiten el control que una persona insana pueda estar ejerciendo sobre la vida de otra.

Tristemente, cuando nos miramos en el espejo de nuestras almas, podemos darnos cuenta de que somos nosotros los que tenemos algunas tendencias insanas que Dios quiere cambiar. Hoy es un buen día para dejar de perder el tiempo en patrones de vida tóxicos. Porque Él nos tiene reservado algo mejor.

Él puede lograr grandes cosas a través de tus oraciones. Puede mover montañas. Puede cambiar los corazones. Todo es posible a través de su gran poder. Comprende que, aunque nunca depende de ti hacer que alguien sea diferente, él te ha puesto en sus vidas con un propósito, por una razón.

Él te ama, se preocupa por ti, y tiene algo bueno reservado para tu futuro.

«Así que si el Hijo os libera, seréis verdaderamente libres» ( Juan 8:36).

Señor,

Protégeme del abuso y el daño de las personas tóxicas. Sé que deseas liberarme del daño de otros, pero también de mi propio pecado y de la esclavitud en ese pecado. Ayúdame a tener ojos para ver el comportamiento tóxico a mi alrededor y en mí… y dame la fuerza, el valor y la resistencia para liberarme de esa toxicidad y elegir el camino de la vida. Gracias por protegerme y guiarme siempre, Señor. Gracias por ser siempre bueno, amable y cariñoso.

En el nombre de Jesús, amén.

Confianza en Dios

«Cuando todo el pueblo se bautizaba, y cuando Jesús también se bautizaba y oraba, se abrieron los cielos, y el Espíritu Santo descendió sobre él en forma corporal, como una paloma; y vino una voz del cielo: «Tú eres mi Hijo amado; en ti me complazco».» – Lucas 3:21-22 RVR

Suaves y gruesos copos de nieve se acumulaban e iluminaban las oscuras horas de la mañana. «¡Es un día asqueroso!», exclamó la hija menor mientras bajaba las escaleras. La escuela en línea, las cancelaciones y las cuarentenas no habían opacado su asombro y emoción por un día para jugar en la nieve. La noche anterior la oí orar por un «día de asqueroso «. El padre y la madre observaron clima y venía Filomena, pero la alegría se desbordó cuando su sonrisa iluminó la habitación esa mañana.

El cielo se iluminó el día en que Jesús fue bautizado, un día predicho en las Escrituras junto a tantas profecías cumplidas por la vida temprana de Cristo, su muerte y su resurrección. Juan, que simplemente había venido a preparar el camino para Jesús, lo bautizó mientras la paloma se cernía sobre la cabeza celestial de Cristo y Dios hablaba complacido.

«Lucas menciona el bautismo de Jesús casi de pasada», explica el Nuevo Comentario Bíblico, «quiere que sus lectores noten que Jesús estaba rezando en ese momento y sobre todo que recibió una revelación divina». La oración es poderosa, y a menudo se pasa por alto. Diariamente, nos apresuramos a pasar por las dificultades y las penurias sin ponerlas a los pies de nuestro Salvador. No pedimos ayuda, ni levantamos la vista para dar las gracias. No nos callamos lo suficiente como para escuchar y oír su voz alentadora y orientadora de sabiduría, consuelo y dirección.

La hija bajó las escaleras con la plena confianza de que Dios escuchó y respondió a su petición de un día “asqueroso”, aunque todos los que miramos las noticias sabíamos que iba a llegar. La fe como un niño nos permite experimentar la maravilla confiada de caminar en la esperanza y la alegría de Cristo. La confianza se define como la confianza plena; la creencia en los poderes, la fiabilidad o la confiabilidad de una persona o cosa. Cuando damos a Dios nuestra confianza, él nos alegra. Él está ahí, en la dificultad y en la carencia, en la abundancia y en la fiesta. Oremos por una confianza arraigada en Él, para que podamos correr por la vida con abundante esperanza y alegría en Cristo.

Padre,

Abba, creador de la vida y diseñador de nuestro propósito, te alabamos por el aliento que tenemos para vivir hoy. Tú hiciste este día, ¡y nos alegraremos y nos regocijaremos en él! Ayúdanos a ver la escena del bautismo de Cristo con nuevos ojos hoy, Padre. Permite que tu sabiduría se filtre en nuestras almas y guíe nuestros pasos. El cielo se abrió, bajó una paloma y Tú hablaste. Sin embargo, Lucas quiso que nos diéramos cuenta de la importancia del tiempo que Jesús dedicó a la oración de antemano.

La oración nos prepara, nos anima y nos guía. Padre, ¡gracias por hacernos llegar a ti en oración a través de Jesús! Confesamos que no nos acordamos de orar y de buscar nueva inspiración y sabiduría incluso en las Escrituras conocidas. Tratamos de llevar obedientemente todo pensamiento cautivo como nos amonesta Tu Palabra. Danos el poder y la fuerza del Espíritu Santo para vivir nuestras vidas en constante oración, y dentro del amor de Cristo.

En el nombre de Jesús, amén.

Miedo a la muerte

«Porque sólo como ser humano pudo morir, y sólo muriendo pudo romper el poder del diablo, que tenía el poder de la muerte. Sólo así pudo liberar a todos los que han vivido como esclavos del miedo a morir» (Hebreos 2:14b-15 NLT, segunda edición).

Una de las cosas que Jesús vino a hacer a la Tierra es quitarte el miedo a la muerte. ¿Cómo? Muriendo en la cruz y resucitando para demostrar que hay vida después de la muerte.

La Biblia dice en Hebreos 2:14-15: «Porque sólo como ser humano pudo morir, y sólo muriendo pudo romper el poder del diablo, que tenía el poder de la muerte. Sólo así pudo liberar a todos los que han vivido como esclavos del miedo a morir» (NLT, segunda edición).

Dios quiere romper el miedo a morir en tu vida. En lugar de mirar tu dolor aquí en la Tierra, Dios quiere que lo mires a él y a la esperanza del Cielo. Y quiere que ayudes a los que están muriendo a hacer lo mismo.

Cuando alguien se está muriendo, tienes que animarle a hacer lo que hizo David: «La muerte puso una trampa en mi camino. Pero en mi angustia clamé al Señor» (Salmo 18:5b-6a). ¿Has hecho alguna vez eso? ¿Has clamado al Señor por su gracia y misericordia y has aceptado su oferta de salvación? No puedes ofrecer a otras personas lo que tú mismo no has recibido. Si no has resuelto la cuestión de tu salvación, estás jugando con tu eternidad.

Si murieras hoy, ¿estás absolutamente seguro de que irás al Cielo? Si no estás seguro o respondiste «no», necesitas resolver el asunto ahora mismo para que puedas estar seguro de la vida después de la muerte y señalar a tus amigos la esperanza del Cielo.

Querido Dios,

Tú eres Dios, y yo no. Tú enviaste a Jesús para que fuera mi Salvador, así que debo necesitar ser salvado. Necesito que perdones las cosas que he hecho mal en la vida. Necesito que me des un nuevo comienzo en la vida. Necesito que me ayudes a conocer mi propósito. Quiero comenzar una relación contigo.

Te pido que entres en mi vida. Quiero aprender a confiar en ti. Quiero aprender a amarte. Quiero aprender a amar a otras personas como tú quieres que lo haga. Así que te pido hoy con humildad y honestidad y sinceridad que por favor me salves mientras pongo mi confianza en ti.

Oro esta oración en el nombre de Jesús. Amén.

Cuando sientes que Dios te ha abandonado

El corazón es engañoso sobre todas las cosas y no tiene cura. ¿Quién puede entenderlo? – Jeremías 17:9 NVI

El mundo nos engaña y nos dice «Sigue tu corazón» o «Sigue tus sentimientos». Pero nuestros corazones y nuestros sentimientos no son estables. Se mueven con los acontecimientos de cada día. Pueden engañarnos al vacilar y a menudo nos llevan a las profundidades de la decepción y el dolor.

¿Por qué íbamos a seguir lo que es inestable, inconsistente y poco fiable? ¿Por qué no elegiríamos, en cambio, seguir una Verdad inmutable? La Verdad de Dios.

Cuando comencé a derramar en oración cada emoción desgarradora de mi corazón, Dios comenzó a revelar la verdad.

Si estás en ese lugar de dolor, en ese lugar donde sientes que Dios se ha ido de tu lado, te insto a que sigas buscando una relación profunda con Jesús incorporando estas 6 estrategias en tu vida diaria. Te prometo que llegará un día en el que volverás a sentir Su presencia y a ver Su obra.

1. Ora con valentía y autenticidad. Derrama todo lo que hay en el corazón.

2. Escucha sus respuestas. A veces hablamos y hacemos demasiado, ahogando la sutil voz de Jesús.

3. Alaba a Dios por todo lo que es. La gratitud y la alabanza son armas poderosas contra el dolor.

4. Adórale incluso cuando sea difícil. Mantener una vida de adoración mantiene nuestro corazón en sintonía con Él.

5. Lee la Palabra de Dios manteniéndola sellada en el corazón. Aprende de la esperanza dentro de esas páginas.

6. Contradecir los sentimientos con la Verdad. Llevar cada sentimiento ante la Palabra de Dios. Reescribirlo con la luz de Su Verdad traerá sanación y mostrará las huellas de la mano de Dios en cada paso.

Hoy, ruego que continúes persiguiendo a Él hasta que la risa vuelva a llenar tu hogar. Y que cada vez que tus sentimientos comiencen a desencajar la Verdad, te mantengas fuerte, reclamando fielmente lo que es tuyo. Dios es para ti. Él está ahí contigo. Y nunca te dejará.

Ora conmigo:

Señor, gracias porque prometes no dejarnos ni abandonarnos nunca. Ayúdame a tener la sabiduría necesaria para ver con claridad que el hecho de que no sienta tu presencia no significa que no estés siempre conmigo. Ayúdame a tener la paz que proviene de conocer la verdad de Tu palabra para mí hoy: nunca dejarás a tus hijos ni los abandonarás. Ayúdame a vivir una vida que te honre y que dirija a otros hacia ti.

En el nombre de Jesús, Amén.

Oración de la serenidad

Viviendo día a día;
disfrutando de cada momento;
sobrellevando las privaciones como un camino hacia la paz;
aceptando este mundo impuro tal cual es
y no como yo creo que debería ser,
tal y como hizo Jesús en la tierra:
así, confiando en que obrarás siempre el bien;
así, entregándome a Tu voluntad,
podré ser razonablemente feliz en esta vida
y alcanzar la felicidad suprema a Tu lado en la próxima.
Amén.


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *