web analytics

Nuestro top 10 de fallos en 50 años de matrimonio

Comparte la noticia

Ana Margarita Vázquez y yo nos casamos un viernes por la noche en abril de 1962. Unas pocas semanas después, estamos celebrando el 50º aniversario de ese acontecimiento.

El tiempo vuela.

¿Ha sido duro? Sí. ¿Ha sido maravilloso? Claro. ¿Ha sido todo lo que esperábamos cuando pasamos por el altar de la iglesia bautista hace tanto tiempo? No teníamos ni idea de lo que podíamos esperar, así que es difícil de responder.

¿Lo volveríamos a hacer? Si fuéramos inteligentes, lo haríamos. Y si fuéramos realmente inteligentes, lo haríamos mejor esta vez. Cometimos suficientes errores la primera vez como para varios matrimonios.

Lo que se suele escribir en el 50º aniversario es un elogioso homenaje a la esposa en admiración por su paciencia y perseverancia y en alabanza por el triunfo del Señor. Yo siento mucho eso. Pero sé también que algunos se beneficiarían de leer esto.

  1. Recibimos cero preparación matrimonial. Ninguna.

Si los pastores daban consejos prematrimoniales en 1962, ni lo sabía ni me enteré. Ninguna iglesia que conocíamos daba esas clases ni ofrecía esos temas. En nuestra visita programada a la oficina del pastor para discutir los planes de la boda, para nuestra gran decepción, este maravilloso pastor a quien apreciábamos y todavía atesoramos, pasó toda la hora hablándonos de un libro sobre Elías que estaba tratando de escribir.

Creo que pensó que, como éramos activos en la iglesia y nos dirigíamos al ministerio, no tenía nada que ofrecernos. Podría habernos ayudado mucho.

  1. Llevamos al matrimonio expectativas poco realistas.

Margarita te dirá que pensaba que Jonatán era el príncipe azul que iba a alejarla de los conflictos en casa y a cumplir todos sus sueños. Él siempre la entendería y siempre estaría ahí para ella.

Jonatán pensaba que Margarita mantendría el fuego del hogar encendido mientras él salía a salvar el mundo. Haría lo que había hecho la madre de Jonatán, dedicarse a criar a la familia mientras el marido aparecía de vez en cuando. Los dos nos decepcionamos rápidamente. La desilusión se instaló poco después de lo que debería haber sido una «luna de miel» de recién casados, que suele durar un año o más.

  1. Nos guardamos nuestros conflictos para nosotros mismos.

Desde el principio, empezamos a tener conflictos. Y los afrontábamos de la manera que nos habían enseñado en casa: Margarita levantaba la voz y gritaba; yo los reprimía en mi interior y salía a dar largos paseos.

Necesitábamos un consejero. Pero no conocíamos a ninguno, no sabíamos qué ocurría durante el asesoramiento, no sabíamos cómo podíamos pagar un consejero y no hicimos nada más que cavar un agujero más profundo para nosotros mismos.

  1. No programamos suficiente tiempo para nosotros mismos después de la boda.

En los días bíblicos, un hombre hebreo estaba exento del servicio militar durante un año entero después de su boda. El pueblo de Dios estaba tan dedicado al concepto de hogar que los deberes del nuevo esposo tenían prioridad sobre sus responsabilidades con la nación. No es una mala idea.

En nuestro caso, nos casamos un viernes por la noche, estuvimos en la iglesia el domingo por la mañana y volvimos al trabajo el lunes. Unos días más tarde, empecé mi primer llamado. Esto requería que saliera de casa por las mañanas hacia el instituto donde enseñaba alrededor de las 7 de la mañana, llegara a casa alrededor de las 4 de la tarde, saliera de casa a las 5:30 y condujera una hora hasta la iglesia. Volvía a casa a las 10 de la noche o más tarde.

No era muy inteligente. Pero tenía tantas ganas de predicar que cuando llegaron las invitaciones para dirigir una reunión, no podría haberla rechazado más que dejar de respirar.

Este joven esposo necesitaba que un padre lo sentara y le hablara de sus prioridades.

  1. Sufrimos en silencio.

¿Qué deberíamos haber hecho cuando el dolor que ambos experimentábamos era tan fuerte y no encontrábamos alivio? Lo primero que deberíamos haber hecho, la única acción que debería haberse presentado ante nosotros antes que cualquier otra cosa, era: Orar.

Deberíamos haber confiado en unos cuantos creyentes piadosos y maduros (y por tanto veteranos) que nos hubieran comprendido, compadecido y elevado al Padre. Tal como fue, tratamos de soportarlo solos.

  1. Postergamos la obtención de ayuda hasta que fue casi demasiado tarde.

En dos ocasiones, Margarita me instó a ir con ella a terapia: una vez cuando llevábamos cinco años de casados y otra vez diez años después. La primera vez, me negué obstinadamente (e inmaduramente). «No lo entiendes», le dije. «Yo soy el consejero, no el aconsejado». (Deberían haberme azotado por eso).

Después de unos 15 años de matrimonio con pocos cambios, Margarita me dio un ultimátum: o iba con ella a terapia matrimonial o se iba.

Cuando vi que iba en serio, respondí.

Durante doce meses, cada dos semanas condujimos 150 kilómetros hasta la oficina de la Asociación Bautista en Madrid, para sentarnos con el Dr. Juan Fernandez, nuestro consejero. (Juan era un doctorado del Seminario Teológico Bautista y capellán del Hospital, y un gran amigo).

El asesoramiento fue horrible, el asesoramiento fue maravilloso. A veces escarbábamos en antiguas heridas y desaires, a veces nos peleábamos, a veces llorábamos.

A menudo, nos abrazábamos y nos perdonábamos por pura desesperación al saber, como dijo Pedro del Señor en Juan 6:68, «¿A quién (si no) vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna».

  1. La palabra «D» se utilizó en nuestro hogar, más de un par de veces.

Uno de mis hijos solía decir que él y su esposa determinaron que la «palabra D» nunca se pronunciaría dentro de las paredes de su casa. Era tan obtuso que tenía que preguntar qué palabra es esa. «Divorcio». La usamos. Al principio, en esos primeros años, era Margarita quien amenazaba con divorciarse de mí. Este era un pensamiento aterrador, lo admito, ya que -particularmente en los años 60 y 70- un predicador bautista divorciado estaba fuera del ministerio por completo.

En un momento dado, y sólo en un momento, amenacé con el divorcio. Y ocurrió algo interesante. Sinceramente, había pensado que, dado que Margarita había mencionado a menudo el divorcio como una posibilidad, cuando lo sugiriera se lanzaría a por él. En cambio, ocurrió lo contrario. Puedo recordar sus palabras como si las hubiera dicho anoche:

«Casarse conmigo fue lo mejor que hizo, señor. Y divorciarte de mí sería lo peor. Yo soy alguien. Si te alejas, te prometo que mirarás atrás y te arrepentirás el resto de tu vida».

Te dirá que fue Dios quien habló a través de ella, que apenas recuerda haber dicho eso. Era lo último que esperaba, pero precisamente lo que necesitaba oír.

  1. No le contamos a la siguiente iglesia nuestras luchas matrimoniales.

Cuando nos mudamos a la siguiente iglesia (desde el pastorado de 12 años donde casi habíamos tenido el derrumbe y pasado por un año de consejería), nos alegramos de cerrar la puerta a ese período difícil y doloroso y seguir adelante.

El problema es que Satanás quería usar esto contra nosotros.

En la siguiente misión -una congregación histórica y conocida que erróneamente esperábamos que fuera la iglesia de nuestros sueños- nos encontramos con unas cuantas personas que estaban decididas a socavarnos, a encontrar todos los esqueletos de nuestro armario y a utilizarlos para desarraigarnos de ese ministerio. (Mirando hacia atrás, todavía me parece sorprendente que personas supuestamente cristianas hagan algo así).

La Oficina de Comunicación de la Convención Bautista nos había entrevistado para su número de «matrimonio y familia» de la revista Hechos y Tendencias (mayo de 1981), y había contado la historia de nuestros problemas matrimoniales, el asesoramiento posterior y la forma en que Dios había restaurado nuestro hogar. Recibimos al entrevistador en nuestra casa durante dos días completos y cooperamos de buena gana en todo sentido para el artículo.

Pero ahora, cinco años más tarde, en otra iglesia en un estado diferente, un detective autoproclamado se enteró de ese artículo. Al no poder conseguir una copia y no querer preguntarme sobre el mismo, decidió que alguien había hecho un artículo tipo Hola! sobre nosotros, que había encontrado algún tipo de escándalo, y así lo difundió. Nos convertimos en el objetivo de una campaña de cotilleo.

Acabamos permaneciendo en esa iglesia sólo 3 años antes de venir a Colombia por 22 años. Cuando nos íbamos de esa iglesia, le pregunté a un amigo: «¿Habías oído el rumor de que Margarita y yo estábamos divorciados?». Lo había hecho. Le dije: «¿Se te ha ocurrido preguntarnos? Después de todo, ella tenía 19 años y yo 22 cuando nos casamos. ¿Cómo podríamos estar divorciados?». Agachó la cabeza y dijo: «Tenía miedo de lo que podría aprender».

Podríamos habernos ahorrado mucho de este dolor diciéndoselo a la iglesia por adelantado.

  1. No ayudamos a los demás tanto como podríamos haberlo hecho.

Hay un perfeccionismo rampante en el ministerio. Si no soy todo lo que debo ser en el púlpito, en el estudio, en mi caminar con el Señor, en mi vida de oración y en mi hogar, no debo hablar de ciertos temas.

Mal, mal hecho.

Deberíamos haberlo sabido aquel lunes de marzo de 1981. La noche anterior, Margarita y yo habíamos aprovechado toda la hora del culto vespertino para compartir nuestra historia sobre lo que llamábamos «El hogar que Dios sanó». Luego, a la mañana siguiente, el teléfono de la iglesia no dejó de sonar con personas que habían programado citas para obtener ayuda para su matrimonio. (En Colombia no había entonces consejeros matrimoniales, así que había que acudir al predicador o a nadie).

Sabían que lo entenderíamos, ya que habíamos pasado por lo mismo que ellos. Y lo entendimos. Lo que parece que no entendimos, mirando hacia atrás, es que para tener un ministerio continuo a los matrimonios con problemas (y normalmente difíciles) en la comunidad, no era necesario que nuestro matrimonio fuera perfecto.

Creo que pensábamos que la gente nos veía como el ejemplo de lo que debería ser el matrimonio. Y nunca fue así. La lucha para nosotros fue constante. Debería haber predicado más sobre el hogar. Margarita y yo deberíamos haber elaborado presentaciones para ayudar a los matrimonios, los padres y los hogares más de lo que lo hicimos. Teníamos más que ofrecer de lo que sabíamos.

  1. No fuimos honestos con nosotros mismos.

Llamé a Margarita a su casa y le leí los primeros 9 «errores». Ella estuvo de acuerdo con cada uno de ellos. Le pregunté: «¿Cuál es el décimo?». Ella dijo: «Deberíamos haber sido más honestos y transparentes con nosotros mismos y con los demás». Está de acuerdo en que sentimos que, como nuestro matrimonio era mucho menos que perfecto, no estábamos capacitados para dar a los demás la ayuda que necesitaban. Y añadió: «Creo que estábamos avergonzados».

Avergonzados. Lo recuerdo.

De hecho, después de que el artículo de «Hechos y Tendencias» sobre nuestro matrimonio apareciera en mayo de 1981, varios periódicos bautistas y algunos diarios seculares lo publicaron. En algún lugar de un archivo de esta oficina están las cuarenta o más cartas que recibimos en respuesta. Un par de ellas decían que nuestra historia había salvado su matrimonio. Pero no todas.

Una persona nos dijo que un predicador (al que no nombró) dijo: «Jonatán y Margarita no deberían haber hecho pública esa historia. Este tipo de cosas reflejan mal el evangelio». Si tu sabes algo sobre la fragilidad del corazón humano, estará de acuerdo en que ese único comentario negativo pesó más sobre nosotros que las cuarenta cartas positivas. Tal es la condición del corazón inseguro y egoísta.

Ojalá hubiéramos sido más audaces, más fuertes, más valientes.

Fuente: CrossWalk


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *