web analytics

Evangelismo Digital

Comparte la noticia

Hemos visto los beneficios y las desventajas de pertenecer a una comunidad virtual en redes sociales. Una de las ventajas más grandes es la de mostrar a Cristo y evangelizar con nuestro testimonio.

El ministerio del evangelista

Si eres de mi quinta o anterior a ella, recordarás algún que otro evangelista que iba a tu país a evangelizar. Algunos iban y predicaban en grandes conferencias, otros se quedaban a servir en la comunidad hasta tener la oportunidad de predicar el evangelio. Esa al menos era mi realidad, quizás la tuya fuera diferente.

Solo el hecho de que una persona abandonara todo para llevar la palabra de Dios generaba un impacto en las personas. Las barreras geográficas y de comunicación ameritaban una milla extra.

Los costosos viajes, la poca o casi nula comunicación con la familia, el posible lugar hostil al que Dios te llamara. Podía ser terreno sentimental y psicológicamente duro.

Krishna Pal: la primera conversión al cristianismo en India.

Es extremo y antiguo, pero real. Miremos por ejemplo el caso de William Carey (1761-1834) un referente y pionero de las misiones.

Le tomó 3 meses llegar a India desde Inglaterra con toda su familia, porque las embarcaciones no tenían los permisos para trasladarlos y su esposa tuvo que dar a luz a su cuarto hijo en medio de esta situación.

Tres de los siete hijos que tuvieron murieron en plena infancia. A raíz de esto, su esposa perdió la razón y se sumergió en un estado del que nunca se recuperó.

William se reusó a internarla por lo que tuvo que hacerse cargo de sus hijos, de su esposa, del trabajo y del ministerio.

Se tuvieron que mudar en varias ocasiones para lograr sostenerse económicamente.

Krishna Pal se convirtió al cristianismo en 1800, siendo que Carey llegó en 1793. Esto quiere decir que estuvo 7 años sin ver frutos.

Son muchos años pasando por muchas pruebas sin ver el resultado de todo el esfuerzo y habiendo perdido mucho.

El trabajo que hizo en India no solo durante ese período tan difícil, sino durante toda su vida misionera es impresionante.

Adaptándonos a los cambios

William Carey es el claro ejemplo de que lo único que no cambia en oficio del evangelista es el amor por las almas y el llamado de Dios para las vidas de estas personas.

Resulta difícil que un evangelista se vea en esas condiciones hoy por hoy. Es por eso, por lo que el evangelismo ha cambiado y se ha amoldado a las necesidades al pasar los años. Esto no quiere decir que no tengan pruebas igual de difíciles, sino que las hay diferentes, eliminando las barreras geográficas mayormente.

Dadas las condiciones actuales, los avances que hemos tenido a nivel tecnológico (debido al confinamiento por la pandemia) y nuestra aprobación casi que obligada a aceptar los medios virtuales tan válidos como los presenciales creo personalmente que el ministerio del evangelista está listo para dar el gran paso.

Creo que es tiempo de que se levanten nuevos «Careys» que se reinventen y no desistan a la hora de evangelizar.

Todos los cristianos nos esforzamos en ser luz en nuestros medios virtuales (o eso deberíamos) pero en el caso del evangelista podría enfocarse aún más en esta área porque ya no se trata de ser misionero en otro país, se trata de ser misionero en una comunidad, sin importar la ubicación geográfica.

Antiguamente se evangelizaba por zona y estoy convencida de que la misión ya no solo debe tratarse de fronteras territoriales, sino de fronteras ideológicas y temáticas.

No pretendo restarle importancia al trabajo presencial que creo vital. Pienso que es tiempo de ensanchar las estacas.

No es mi área, pero como cristiana me compete y siento la obligación de involucrarme porque todos debemos predicar la palabra de Dios y el hecho de que hoy por hoy sea más fácil me llena de alegría.

« Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas.«

Isaías 54:2-3


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *