web analytics

En tiempos difíciles confiemos en las promesas de Dios

Comparte la noticia

En éstos tiempos tan complicados que nos tocan vivir, llenos de incertidumbre, nos asalta el temor, la ansiedad, la preocupación por el futuro. Nos preguntamos ¿Cuándo volveremos a la normalidad? ¿Cuándo acabará la pandemia que nos invade? ¿Qué situación económica tendremos que enfrentar? ¿Perderemos el trabajo? Todo esto viene a nuestra mente cuando nos enfocamos en nuestros problemas. Pero que diferente es si cambiamos el enfoque, y elevamos nuestra mirada a nuestro Padre celestial, y depositamos nuestra fe y confianza en Él.

  • Desaparece la ansiedad: porque sabemos que Dios cuida de nosotros. “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. 1 Pedro 5:7
  • Saldremos victoriosos: recordemos que Jesús nos dijo que tendremos aflicción, pero que confiemos porque Él venció.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16:33

Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová”. Salmo 34:19.

  • No debemos tener miedo: dijo Jesús “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” Juan 14:27
  • En el Señor nos sentimos seguros:  Dios es nuestro refugio. 

El eterno Dios es tu refugioDeuteronomio 33:27

  • Nos da fortaleza: “Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos”. Isaías 26:4
  • Inunda nuestra alma de paz: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”. Isaías 26:3
  • Dios siempre estará con nosotros: “… y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Mateo 28:20
  • El Señor nos proveerá de todo lo que necesitemos: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Filipenses 4:19
  • Él es nuestro ayudador: Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú, Dios mío, no te tardes”. Salmo 40:17
  • Con Dios puedo vivir en tranquilidad y confianza:

“En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque sólo tú, Jehová me haces vivir confiado”. 

Es tiempo de buscar a Dios y escuchar su voz. Pasemos tiempo en su presencia. Alabemos su nombre, confiemos en sus promesas porque Él es Fiel y nos sostendrá.

“Mantengámonos firmes, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió” Hebreos 10:23

Autor: Edith Norma Monti De Seta


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *