web analytics

¿En qué negocio estás?

Comparte la noticia

La ironía fue dolorosa. Eastman Kodak, una histórica empresa estadounidense de primer orden, se declaró en quiebra por no adaptarse a la era digital. La ironía es que fue Kodak quien desarrolló la fotografía digital.

¿Cómo es posible? Es muy sencillo: No sabían en qué negocio estaban.

No fueron los primeros en cometer este error. A finales del siglo XIX, ningún negocio igualaba el dominio financiero y político del ferrocarril. Los trenes dominaban la industria del transporte en Estados Unidos, moviendo tanto personas como mercancías por todo el país. Tom Peters, autor del el libro superventas «La búsqueda de la excelencia», señala la razón: Los barones del ferrocarril no entendían en qué negocio estaban. Peters observa que «pensaban que estaban en el negocio de los trenes. Pero en realidad estaban en el negocio del transporte». Y por eso no aprovecharon para invertir en el automóvil

Si a alguien le hubieran preguntado en 1968, qué nación dominaría el mundo de la relojería durante los años 90 y el siglo XXI, la respuesta habría sido la misma: Suiza. ¿Por qué? Porque Suiza había dominado el mundo de la relojería durante los 60 años anteriores. Los suizos fabricaban los mejores relojes del mundo y estaban comprometidos con el perfeccionamiento constante de sus conocimientos. En 1968, los suizos fabricaban el 65% de todos los relojes que se vendían en el mundo y se llevaban hasta el 90% de los beneficios. Entre 1979 y 1981, 50.000 de los 62.000 relojeros suizos perdieron sus empleos.

¿Por qué? Se habían negado a considerar un nuevo desarrollo: el movimiento de cuarzo; irónicamente, de nuevo, inventado por un suizo. Como no tenía muelle ni pomo, fue rechazado. Era un cambio de paradigma demasiado grande para ellos. Seiko (Japón), en cambio, lo aceptó y, junto con algunas otras empresas, se convirtió en líder de la industria relojera.

La lección de los relojeros suizos es profunda. Un pasado tan seguro, tan rentable, tan dominante, fue destruido por la falta de voluntad de considerar el futuro. Y a Seiko le ha pasado con el Apple Watch, otra vez con los relojes, al no adaptarse a los Smartwatch.

Eastman Kodak pensaba que estaba en el negocio de las cajas de películas amarillas. En realidad, estaban en el negocio de la fotografía. La industria del ferrocarril pensaba que estaban en el negocio de los trenes; cuando realmente estaban en el negocio del transporte. La flamante industria relojera suiza perdió su dominio ante la capacidad de innovación de los japoneses…. y las iglesias pueden cometer el mismo error, cuando la cultura cambia, la tecnología progresa y los métodos se vuelven anticuados.

Normalmente no se pueden tomar modelos y prácticas empresariales para compararlos con la iglesia, pero al menos tratemos de buscar un punto general.

¿Estamos en el negocio de la Escuela Dominical, o en el negocio del Discipulado?

¿Estamos en el negocio de las visitas puerta a puerta, o en el negocio del evangelismo?

Ahora piensa en tu propia empresa, emprendimiento o idea. ¿Estás en el negocio de hacer WordPress o de hacer páginas web? ¿De vender camisetas o de vender prendas? ¿De escribir o de ilustrar? ¿De productos de maquillaje o de ilusionar?

Es demasiado fácil resistirse a la innovación y al cambio porque no se sabe en qué negocio se está realmente. Como resultado, te aferras a los viejos métodos y programas como si fueran tu producto principal, cuando en realidad, la mayoría de las veces no lo son.

Como dijo Lawrence R. Perkins, director general de Mackenzie, una empresa de reestructuración y asesoramiento financiero, sobre las posibilidades de Kodak: «Esto va a ser difícil. Como todo, el negocio ha evolucionado. Va a ser difícil deshacer 130 años de historia».

Lo que te ayudará a tener la libertad de innovar y explorar, desechar y añadir, abrazar y ampliar es esto: saber en qué negocio estás. Y esto no es sólo una foto de Kodak para el mundo de los negocios; es una imagen para que la iglesia reflexione también.

Y es una ilustración de donde podrías estar tú. ¿Ya te has digitalizado? No seas como Kodak.


Comparte la noticia