web analytics

El amor hacia el otro

Comparte la noticia

En el primer artículo sobre el amor te hablé sobre cómo este no es un sentimiento sino una decisión. Partiendo de esa base, si has leído el artículo anterior sabrás que el amor hacia el otro es tan importante como el amor propio y es uno de los mandamientos más importantes. Es el mandamiento que demuestra que somos discípulos de Jesús. ¿Por qué? Juan 13:34-35

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.”

Amar a otra persona es fácil cuando tienes muchas cosas en común, cuando te llevas bien, cuando tienes un vínculo especial, en fin, cuando tienes sentimientos bonitos hacia esa persona. Pero amar a alguien que por ahí no te cae muy bien, no es fácil. Decidir amar en esas circunstancias no es fácil. Imagina decidir amar a alguien que te ha hecho daño.

Amar implica perdonar. Cuanto más amas a alguien más poder le das a esa persona para herirte. ¿Lo sabías? Piensa en la persona que más amas en el mundo, piensa en los que están más cerca de ti, aquellos a los que tanto aprecias. Ellos son los que más daño pueden hacerte, pero también son los que más feliz te pueden hacer. Por eso, si te hacen daño (y lo harán) debes perdonar.

Para amar al otro debes estar siempre dispuesto a perdonar y también a perdonarte. Todos cometemos errores, todos nos equivocamos. Lo importante es que no permitas que las circunstancias terminen rompiendo una relación importante. Si bien hay relaciones y amistades que cumplen su ciclo, hay otras que no.

Tenemos que amarnos los unos a los otros como Jesús nos amó, que llegó a dar su vida por nosotros. Si tenemos que estar dispuestos a amar a ese nivel: ¿el hecho de perdonar no estará un nivel más abajo?

Amar implica trabajo. No puedes amar a otra persona y no demostrar ese amor. Veamos: la palabra “trabajo” puede que en este contexto no te sea muy familiar. Pero la palabra “bendecir” seguro te suena. Cuidado, no todos hablamos el mismo lenguaje de amor y puede que lo que para ti es una demostración de amor para la otra persona no lo sea. Me ha pasado mucho de encontrar personas que quieren “comprar” el amor de otras personas con regalos. Puede que para los que entiendan ese lenguaje esté bien pero aún así, no todo lo compra el dinero y bendecir a otra persona no siempre se trata de hacerlo de esa forma. A veces es tiempo compartido, a veces es un abrazo, a veces es una oración.

Quiero animarte hoy a amar al otro no solo porque es un mandamiento, sino porque es la esencia de Dios. El amar hasta tomar forma de hombre y dar su propia vida, el perdonarnos, el bendecirnos.

Somos sus hijos, tenemos su ADN.

Si te ha gustado mi opinión, si quieres darme tu punto de vista, si te puedo ayudar en algo o si simplemente necesitas hablar, no dudes en escribirme a alexandrarolfo@gestionid.com


Comparte la noticia

2 comentarios sobre «El amor hacia el otro»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *