web analytics

Duelos indespedidos en tiempos de Covid

Comparte la noticia

“Hay recuerdos que nunca se borraran, y personas que jamás olvidaremos”

El año 2019-2020, está marcando un antes y un después en el mundo, con la llegada de este enemigo invisible, indetenible y arrasador, dejando destrozada la vida de miles de familias, con la perdida de sus seres queridos, de los cuales no han podido despedirse, o darles un “hasta luego “como se merecen.

Si bien es cierto, somos conscientes que es ley de vida nacer, vivir y morir; sin embargo; nadie está preparado llegado este momento, y menos de la forma como nos ha tocado con esta pandemia del Covid-19, y de todas las que han dejado huellas imborrables en la historia de la humanidad. Estoy segura que las nuevas generaciones, recordaran estos sucesos, el resto de su trayectoria de vida; unos inmortalizaran el recuerdo de haber perdido algún familiar, otros, la impotencia de no poder salir de casa y jugar con sus amigos, o que tuvieron que usar la mascarilla por muy incómodo que esto fuera. Cada uno recordara, de acuerdo con lo que le haya tocado vivir en esta batalla, en la que juntos estamos luchando por ganar.  

Penosamente, nuestros ancianos y personas vulnerables con diversas patologías son los que más han sufrido, y siguen sufriendo los estragos de esta crisis. Son los más perjudicados, y los que menos posibilidad de resistir están teniendo, aunque obviamente, todos estamos expuestos a contagiarnos. Muchos casos que he vivido de cerca, he podido ver el desgarro y el dolor que provoca la pérdida. La impotencia de no poder darles un último adiós y hacerle una despedida digna a ese familiar que parte. En casos más extremos, el familiar que queda no puede ni siquiera compartir ese difícil momento de la perdida con sus familiares y amigos, o sentir el abrazo y la compañía de las personas que aman porque también esta contagiado y debe permanecer en cuarentena; estas son situaciones muy duras. De solo pensarlo, se me parte el alma, y quizás te pase a ti también mi querido lector, porque la realidad es que estamos todos en el mismo barco.

El duelo

El término duelo, se refiere al dolor por una perdida, pero también a un combate entre dos partes; es decir, la persona es consciente que ha perdido a un ser querido, pero no puede aceptarlo, lo cual se convierte en una lucha y ambivalencia constante, comentó en sus redes sociales Bernardo Stamatea.

Toda persona que experimenta una pérdida se enfrenta a una serie de emociones como la tristeza, rabia, impotencia, o incluso, a un bloqueo emocional por algún tiempo, hasta que poco a poco va retomando su vida, su rutina y aprendiendo a vivir con la ausencia de ese ser querido; a este transcurso le llamamos el proceso de duelo.  

Es importante destacar, que no existe un tiempo específico para salir de este proceso, pues cada persona tiene sus propios recursos de afrontamiento y adaptación a la nueva situación; hay quienes pueden gestionar estas etapas de duelo en dos, tres, seis meses, o un año, pero otros, se les dificulta aún más, este transitar, no aceptan la perdida, y les cuesta mucho más retomar su vida. Si pasado un tiempo considerable después de la perdida, el dolor persiste de forma latente, existe la posibilidad de estar ante un proceso de duelo difícil o traumático, donde se puede llegar a experimentar, trastornos de ansiedad, depresión o estrés pos-trauma; y en tal caso, es necesario y casi urgente la intervención especializada de profesionales de la salud mental.

Admitir la perdida, no es sinónimo de olvidar, pero sí, de aprender a vivir con la ausencia de ese ser querido. El momento en que nos damos la oportunidad de agradecer por el tiempo que estuvo con nosotros, donde recordamos esos momentos maravillosos a su lado, cuando podemos ver sus fotos y sonreír agradecida/ por haberle tenido en nuestra vida, visitar lugares donde frecuentábamos con él o ella y recordar anécdotas…

En definitiva, el tiempo que dure el proceso de duelo, va a depender de factores como:

  • La forma como sucedió el deceso. Este un factor muy influyente en todo esto. (Un accidente traumático, enfermedad natural, el Covid-19, etc.)
  • La red de apoyo que tenga el familiar del fallecido. (familia, pareja, amigos, grupos de ayuda)
  • Recursos de afrontamiento ante la perdida
  • Otros.

Como ayudar en un proceso de duelo

  • Es importante tener en cuenta que el duelo no es un problema que resolver, por tanto, la búsqueda de alternativas es inútil; como haz esto o aquello.
  • Saber que no es una enfermedad o depresión, aunque se tengan síntomas parecidos como tristeza, apatía, llanto, etc. Es dolor por la pérdida, y es necesario que lo gaste; es normal que llore, que este triste, que sienta rabia, o presente bajones en su estado emocional.
  • No intentar dar explicaciones. Ejemplo. Dios se lo llevo porque…
  • Evitar que la persona que esta dolida se distraiga para no sentir dolor
  • Saber que el dolor no se supera, el dolor se transforma en otras emociones
  • Hacer preguntas respecto al ser querido que se fue; que recuerdos tienes, permitir que hable de la perdida, dejarle llorar, escuchar; dejar que la persona conecte con el dolor; simplemente acompañar, estar presente en el proceso del doliente.  Comentó Bernardo Stamatea a través de sus redes sociales.                                                                    

Duelos complicados

  1. Supresión o anulación del duelo. Se da en su mayor parte en hombres, o mujeres que son el sostén emocional de una familia. Se racionaliza la perdida intentando explicarse a sí mismo/a, porque paso y aceptando a lo inmediato que ese ser querido ya no es; sin embargo, esto no es más que un mecanismo de defensa para evitar el dolor. (Ejemplo. Bueno, él o ella esta con Dios, tengo que ser fuerte, si me caigo, se caen todos, hay que pasar página, seguir adelante, no me puedo permitir sentarme a llorar).

Con el tiempo, estas personas que anulan su duelo pueden llegar a presentar diversas enfermedades, puesto que han suprimido las emociones dolorosas y se han saltado ese proceso.

2. Posponer el duelo. En tiempos de Covid, hay muchas personas que por el hecho de no haber podido despedir a su familiar, en vista de la condición en la que ha fallecido y el peligro que esto representa, deciden posponer el duelo “hasta que esto pase”.  No son pocas las veces que se comentan los planes para despedir al ser querido, por ejemplo; le haremos una despedida en condiciones, etc. Dejar para después el duelo de la pérdida, puede ser una forma de no aceptar que ha sucedido este suceso tan doloroso, y permitir que nos distraigamos en la cotidianidad del día a día, sin prestar atención a lo que está sucediendo a lo interno. Por ello, es necesario que intencionalmente te enfrentes a ese choque de realidad, entra en su habitación, mira sus cosas, recuerda tus momentos con esa persona que ya no está, que partió, sin poderte despedir de él o ella. Entre más pronto puedas empezar ese duelo, será muy beneficioso para tu salud emocional o física.

Rituales de despedida

¿Ha quedado algo que no pude decirle a esa persona que se fue?

  • Haz una carta para el que se fue, sea para pedir perdón, decirle que te sentiste herido o herida en algún momento, etc.
  • Silla vacía. Pon dos sillas en un lugar privado de la casa, te sientas tu en una silla, y en la otra, sientas mentalmente a esa persona que se fue para decirle lo que te quedo pendiente decirle.
  • Reunirse en familia para hablar del que se fue, permitirse recordar es sanador
  •  Etc.

 En este proceso de dolor, concédete la oportunidad de experimentar las diversas emociones como la tristeza, el llanto, e incluso el sentir rabia por la pérdida, evita reprimirlas, anular, negar o luchar con los recuerdos, solo vívelos; y poco a poco se irán transformando en emociones más positivas.

Sin darte cuenta, un día, en lugar de preguntar porque me dejaste, agradecerás infinitamente el tiempo que estuvo contigo.

Karla Mayorga

Psicóloga y Coah de Liderazgo y Desarrollo personal

mayorgakar76@gmail.com.


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *