web analytics

Beneficios de unirse a un estudio bíblico de mujeres

Comparte la noticia

Llegué un poco antes para asegurarme de estar en el restaurante para saludar a las mujeres a su llegada. Cuando llegué, ya había alguien en el estacionamiento, tan ansiosa como yo por reunirse finalmente. Después de reunirnos prácticamente todo el otoño, decidimos reunirnos para comer después de la iglesia un domingo. Aunque algunas de las señoras no se habían conocido en persona antes de la pandemia, nunca lo habrías sabido al observar los sinceros saludos de todas al llegar a nuestra mesa.

Estas señoras participan en el grupo de crecimiento de mujeres de mi iglesia que tengo el placer de llevar. Pero más significativo que esto, es que son también mis hermanas porque funcionamos como una familia. Tal vez hayas escuchado el término grupos pequeños o grupos de vida en tu iglesia local. Cualquiera que sea su nombre, están diseñados para que las mujeres se reúnan y estudien la Biblia en torno a un tema en particular. Sin embargo, los beneficios de unirse a un grupo de este tipo no se limitan únicamente a obtener un mayor conocimiento y comprensión de la Biblia.

Cuando recordamos cómo se reunía la iglesia primitiva, es interesante observar que sus reuniones solían tener lugar en grupos pequeños e íntimos. Hechos 2:42-47 nos da una idea de la comunión de los creyentes en aquella época. Este pasaje nos dice:

«Se dedicaban a la enseñanza de los apóstoles y a la comunión, a la fracción del pan y a la oración. Todos estaban asombrados por los muchos prodigios y señales que hacían los apóstoles. Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común. Vendían las propiedades y los bienes para dárselos a quien los necesitara. Todos los días seguían reuniéndose en los patios del templo. Partían el pan en sus casas y comían juntos con corazones alegres y sinceros, alabando a Dios y gozando del favor de todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a su número los que se salvaban».

A lo largo de los años, he tenido la alegría de dirigir y participar en muchos grupos pequeños de mujeres para estudios bíblicos – tanto virtualmente con mega ministerios como en persona con mi iglesia local. Es una de las experiencias más extraordinarias de nuestro crecimiento y desarrollo personal como mujeres cristianas. Quiero ofrecerte algunas razones por las que deberías hacer del 2022 el año en que te unes a un estudio bíblico de mujeres y considerar los beneficios que puedes recibir al involucrarte auténticamente en este tipo de comunidad.

  1. Apoyo y estímulo
    Encontramos personas que se relacionan con nosotras en esta pequeña comunidad porque compartimos un deseo común de conocer la palabra de Dios. A menudo entenderán nuestras experiencias de vida porque tienen (o han tenido) experiencias similares que compartir con nosotros. Las mujeres de nuestros grupos de estudio bíblico se apoyan mutuamente mientras seguimos apareciendo semana tras semana. Estas son las personas que te animarán y empatizarán contigo mientras todos intentamos vivir las escrituras que estudiamos.
  2. Compañerismo y amistad
    Todo el mundo desea conocerse. El compañerismo con otras mujeres en nuestra comunidad de estudio bíblico proporciona amistades con las que podemos conectarnos por intereses comunes que comienzan con la Palabra de Dios y evolucionan hacia otras áreas de la vida. Descubrimos mujeres que nos animan y celebran nuestras victorias cuando tenemos razones para alegrarnos. Encontramos mujeres que compartirán nuestras alegrías y se lamentarán con nosotras en nuestros momentos de dolor y tristeza. Estas mujeres se convertirán, en algunos casos, en nuestras más queridas amigas. Estas son las mujeres que nos amarán incondicionalmente y sin prejuicios. Nos ayudarán y asistirán en nuestros momentos de necesidad y abogarán por nuestros mejores intereses, todo porque hemos estado en comunidad unas con otras.
  3. Responsabilidad y aceptación
    Estar en una comunidad de grupos pequeños de estudio bíblico nos dará la oportunidad de interactuar con mujeres que impulsan, estimulan y promueven nuestro bienestar espiritual. Como nos reunimos regularmente, podemos responsabilizarnos unas a otras con amor y compasión. También podemos inspirarnos mutuamente para seguir creciendo a medida que nos aceptamos mutuamente y donde estamos. Esto nos motiva a querer hacerlo mejor y ser mejores en todos los sentidos.

Tal vez has estado contemplando la posibilidad de unirte a un estudio bíblico de mujeres. He aquí algunas maneras prácticas de abrazar tu nueva comunidad con claridad, valor y confianza:

Ora
Pide literalmente a Dios que te guíe a los lugares y a las personas con las que debes experimentar este tipo de comunidad. Ora para que tengas un corazón y una mente abiertos para recibir y corresponder a las bendiciones de ser parte de un estudio bíblico de mujeres.

Busca
Busque oportunidades para participar auténticamente cuando se reúna. No tendrás todas las respuestas perfectas en cada momento de la discusión. Es posible que no conozca todas las respuestas a todas las preguntas que surjan. Y eso está bien. Sólo tienes que estar dispuesto a ser honesto y vulnerable. A veces puede que te asuste un poco lo que los demás puedan pensar de ti o de la forma en que expresas tus pensamientos, pero hazlo de todos modos. Merece la pena el riesgo y los beneficios que se derivan de ello.

Ten un espíritu abierto
Cuando Dios te coloque en una comunidad, mantén un espíritu abierto para las mujeres imperfectas que llegarás a conocer y amar. Dios conocía a las mujeres con las que te conectarías para ese momento. Él es consciente de la personalidad y las preferencias de cada individuo. Así que permite que el Espíritu Santo haga el trabajo de dirigir y guiar, ya que la unidad a través de Cristo será el puente que los una a todos.

Otra nota sobre la recepción: a veces llega en forma de una invitación inesperada. Permite que el Espíritu Santo ablande su corazón sobre las oportunidades que envía a su vida para conectarse con otras mujeres. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que estudiando juntas la Palabra de Dios?

Patrice Burrell


Comparte la noticia