web analytics

3 formas de disculparse con sus hijos es importante

Comparte la noticia

Seguramente habrás oído decir alguna vez que los padres nunca deben pedir perdón a sus hijos.

Por el contrario, pedir disculpas a nuestros hijos cuando nos equivocamos puede ayudar a construir una relación de confianza entre nuestros hijos y nosotros, independientemente de su edad. También puede servir de modelo para otros comportamientos saludables.

Todos los padres pueden echar la vista atrás y pensar en los errores que han cometido, en las veces que no han escuchado con atención cuando debían hacerlo y en las ocasiones en las que no han sabido guiar a sus hijos adecuadamente.

Durante los años de escuela media de mi hija, me encontré admitiendo fácilmente que no sabía cómo criar a un adolescente y a veces disculpándome por juzgar mal sus intenciones porque temía que intentara algo que yo había intentado cuando era más joven.

A veces, ponía reglas por lo que creía que debían ser a la luz de las opiniones y políticas de otros, en lugar de lo que podría ser mejor para ella. Hubo uno o dos años en los que me preocupé más (y me asusté) por lo que creía que podía estar haciendo que por confiar en su carácter y darle el beneficio de la duda de que había tomado decisiones acertadas en el pasado y que, por tanto, podría seguir tomándolas en el futuro. En un momento dado, tuvo que decirme con frustración: «Mamá, no soy la misma que cuando eras más joven. No voy a cometer los mismos errores. Confía en que me has educado bien y tomaré las decisiones correctas». Vaya. Eso fue tan humilde. Y no sólo tuve que disculparme por prejuzgar sus motivos, sino que le pedí perdón por haber descargado en ella mi propio bagaje e inseguridades.

Hoy, mi hija tiene casi 30 años y puede disculparse fácilmente cuando su actitud o sus acciones son irrespetuosas o hirientes hacia sus padres. Y esa capacidad suya podría no estar presente hoy si no hubiera aprendido desde pequeña lo que es que sus padres se disculpen con ella y admitan cuando se equivocan.

Podemos equivocarnos fácilmente o pecar abiertamente contra nuestros hijos. Podemos fallarles actuando como si estuviéramos escuchando sus palabras cuando en realidad no es así. Podemos disciplinarlos con motivos equivocados o reaccionar con ira cuando deberíamos haber respondido con paciencia y comprensión. Podemos castigar cuando deberíamos haber extendido la gracia. Y sí, es posible que seamos egoístas a veces y que no actuemos como adultos mientras que al mismo tiempo esperamos que ellos lo hagan.

Tus hijos, independientemente de su edad, siguen observando lo que haces y aprenden de ti. Así que aquí tienes tres razones por las que es importante pedir perdón a tus hijos:

  1. Pedir disculpas a tus hijos es un modelo de responsabilidad y rendición de cuentas.
    Queremos que nuestros hijos tengan una buena ética de trabajo, experimenten relaciones sanas y sean ciudadanos íntegros y contribuyan a la sociedad. Sin embargo, aprender a asumir sus errores, a responsabilizarse de sus actos y a confesar, en lugar de culpar, es sumamente importante para forjar el carácter de un niño y prepararlo para la vida adulta.

Supongamos que le ven dar un sermón a una cajera o mostrar impaciencia a un servidor de comida y no son conscientes de su corazón y actitud ni se disculpan por su comportamiento. En ese caso, puede que aprendan ese mismo sentido de derecho y se nieguen a disculparse también por su comportamiento. Pedir disculpas a alguien es una forma de decir: «Actué con derecho y me equivoqué. Me arrepiento y lo siento». Cuando te oyen decirlo a los demás y a ellos, les enseña a arrepentirse de sus propios actos y a pedir disculpas.

Si no nos hacemos cargo de nuestras faltas y nos disculpamos con nuestros hijos cuando los hemos perjudicado o hemos hecho algo malo que ellos han presenciado o descubierto, entonces les estamos enseñando a seguir nuestro ejemplo y a no responsabilizarse de sus males ni aprender a arrepentirse.

  1. Pedir disculpas a sus hijos es un modelo de humildad.
    La cultura actual reforzará en sus hijos una mentalidad de «yo primero» en lugar de la humildad de Cristo. La naturaleza pecaminosa que reside dentro de todos nosotros, según Romanos 3:23, ya nos hace naturalmente ponernos a nosotros mismos primero. Por eso Jesús enseñó que debemos negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguirle (Lucas 9:23-24). Pedir perdón es una forma tangible de morir al yo.

El orgullo nos hace acusar y culpar a los demás en lugar de admitir maduramente cuando nos equivocamos. Enseña a tus hijos a pedir disculpas cuando se ponen al margen de los demás de forma egoísta, actúan por motivos impuros, buscan impresionar a costa de hacer quedar mal a los demás, o cuando son egoístas o poco amables.

Cuando nosotros, en una posición de superioridad sobre nuestros hijos, admitimos que nos equivocamos y nos arrepentimos, nos humillamos. Y eso es bueno para nosotros y para que nuestros hijos lo vean. Además, cuando nos disculpamos y luego pedimos perdón a nuestros hijos, nos estamos humillando aún más. Estamos diciendo que necesitamos algo de ellos: su perdón. Y cuando lo pedimos, nos estamos poniendo en la posición de pedir humildemente algo que sólo ellos pueden dar. Eso no es potenciar a tus hijos. Eso es humillarse. Y la Escritura exhorta: «humillaos ante el Señor y él os levantará» (Santiago 4:10). Preferiría escuchar a mi hijo decir que fui humilde y que admití fácilmente cuando me equivoqué, que que fui orgulloso y que «no pude hacer nada malo». Como padre, lo humilde que seas puede estar directamente relacionado con la salud de tu relación con tu hijo.

  1. Pedir disculpas a tus hijos es un modelo de cómo funciona una relación sana.
    En un matrimonio sano, hay un intercambio de disculpas y una abundancia de perdón. En una amistad sana, debemos aprender a pedir perdón por las veces que hemos ofendido a otro, incluso sin querer, para restablecer la relación. Una relación sana entre padres e hijos no es diferente.

Cuando te disculpas con tus hijos, haciéndoles saber que te preocupas por lo que sus corazones puedan estar sintiendo a raíz de tu mala acción o actitud equivocada, estás modelando lo que se requiere para mantener una relación sana con Dios. Nuestro principal objetivo como padres debería ser hacer que nuestros hijos dependan menos de nosotros y más de Dios. También debe ser el deseo de nuestros corazones que ellos tengan una relación sólida y creciente con Dios. Para que eso suceda, deben aprender a arrepentirse de sus pecados que se interponen en el camino de una relación sana con Dios.

Después de arrepentirnos inicialmente de nuestros pecados y recibir el perdón de Cristo y la vida eterna, debemos confesar continuamente los pecados que se interponen entre Dios y nosotros y que están afectando nuestro grado de comunión e intimidad con Él. No confesamos continuamente nuestros pecados a Dios para que nos ame de nuevo o nos salve de nuevo; nos confesamos para restaurar la comunión – para hacerle saber que estamos arrepentidos por las veces que hemos herido su corazón, ofendido su santidad, fallado en ponerlo a Él primero. Cuando nos disculpamos con nuestros hijos por una mala actitud, por salir de la ira cuando deberíamos haber sido más pacientes con ellos, o por pensar en otra cosa cuando ellos estaban hablando, y nuestra mente no estaba en ellos, estamos modelando a nuestros hijos cómo mantener una relación. Eso es lo que se requiere también en una relación sana con Dios: admitir cuando uno se equivoca, disculparse y hacer lo posible por restaurar la comunión y la salud de la relación.

Independientemente de la edad de sus hijos, si usted continúa admitiendo sus debilidades y pidiendo disculpas a sus hijos cuando se equivoca, les está mostrando el amor de Cristo, la humildad y un corazón que está dispuesto a restaurar una relación sana.

Autora: Cindi McMenamin


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *