web analytics

10 personas invisibles en la iglesia

Comparte la noticia

La gente debería sentirse cómoda en la iglesia. Deben sentirse valorados e incluidos, pero a veces la gente se siente ignorada. Y los mismos grupos creados para la comunidad pueden servir como recordatorios dolorosos de otro lugar donde la gente se siente invisible.

Cuando Jesús caminó por la tierra, atendió a todo el mundo; no se pasó por alto a ninguna persona. Ya sea que hablemos de la mujer con flujo de sangre, de los cojos, de los pobres o incluso de los leprosos, lo cierto es que nadie era invisible para Jesús.

Como seguidores de Cristo, debemos mirar a nuestro alrededor. Si nos acercamos en oración a cualquier círculo en el que nos encontremos, tal vez no se pase por alto a nadie. Entonces, ¿quiénes son las personas que pueden sentirse olvidadas?

1. Los solteros

Los solteros pueden tener cualquier edad. Algunos no se han casado nunca, otros tuvieron matrimonios que acabaron en divorcio, y otros se quedaron viudos.

Ninguna persona se casa con alguien pensando que un día su matrimonio se disolverá.

Y las personas viudas pensaban que se casaban para el largo plazo, no para que se interrumpiera.

Muchos divorciados son también padres solteros que crían a sus hijos.

Cuando se piensa en los programas de la iglesia, con la excepción de un breve programa para los recién divorciados, ninguno de ellos está realmente orientado a estas personas que sufren.

Los divorciados se esfuerzan por mantener a sus familias e intentan sustituir al padre que falta. A menudo están agotados, pero siguen poniendo un pie delante de otro.

Sí, las personas solteras son a menudo ignoradas. Dios nos dice que nos cuidemos unos a otros… seguramente se refería a todos.

2. Los enfermos

Algunas personas luchan contra una enfermedad que parece no tener fin.

Otros luchan con lo que llaman una enfermedad invisible; alguien podría mirarlos y no podría decir que luchan.

Los enfermos han visto cómo las personas que les importan se han alejado de sus vidas. Quizás sus amigos simplemente desean que se mejoren para poder retomar su amistad. Algunos no pueden aceptar que sus amigos luchen con esto a largo plazo.

Tanto si se trata de una enfermedad emocional como de una enfermedad física, la persona que sufre este viaje está agotada. Se sienten solos y a menudo se preguntan si alguien les echa de menos.

En Marcos 2:1-12, aprendemos cómo Jesús curó a un paralítico. Si Dios se preocupa por los enfermos, nosotros también deberíamos hacerlo. Deberíamos hacer saber a las personas enfermas que no están olvidadas.

3. Los jóvenes post-universitarios

Algunas iglesias tienen grupos para jóvenes en edad universitaria; el problema es que inmediatamente después de que alguien se gradúa de la universidad, ya no se le incluye en estos grupos.

Algunas personas en la iglesia comenzaron a unirse a los grupos desde que sus padres los llevaron a la guardería. Durante sus años de edad escolar, muchos de ellos encontraron orientación a través de los líderes juveniles. Algunos tuvieron la suerte de participar también en viajes misioneros.

Los universitarios siguen necesitando la socialización, pero también los que terminan la universidad. No todos tomarán el camino del matrimonio, y la iglesia está perdiendo una gran oportunidad de llegar a este grupo de jóvenes.

Incluso invitarlos a otros grupos sería al menos un comienzo. Dejar el asunto en manos de cada uno, simplemente mencionándolo, no es suficiente. Una invitación personal hace que alguien se sienta querido. ¿Quién no querría eso?

4. Gente herida emocionalmente

A veces, puedes ver a personas en la iglesia que tienden a quedarse atrás. Parece que les gusta la iglesia y asisten con regularidad, pero de alguna manera usted percibe que algo anda mal. Existe la posibilidad de que hayan tenido una experiencia negativa en la iglesia en el pasado. Cuando alguien es herido en la iglesia, se siente como un doble golpe. No sólo están heridos, sino que son heridos por personas en las que confiaban.

Ir despacio con las personas heridas es una buena idea.

Dales gracia; hazles saber que te encantaría tenerlos en un grupo. Esto hará que sea más fácil para ellos unirse. Proverbios 18:19 habla de lo difícil que es ayudar a un hermano que ha sido ofendido, y sin embargo Dios es un Dios de reconciliación.

5. Gente que ha enviudado

Marta solía ser muy activa en la iglesia. Ella solía trabajar en la iglesia hace años, y conoce a casi todo el mundo. Pero no hace mucho, Juan falleció. Marta asistió a la clase de duelo, y durante un tiempo se sintió conectada. Pero ahora su grupo ha terminado, y siente la soledad de su vida sin su marido.

Marta y Juan tenían muchos amigos, pero ahora Marta se siente como la quinta pata del gato cuando los ve.

A veces Marta sólo quiere experimentar ese sentimiento de pertenencia, y tiene miedo de no volver a tenerlo.

Dios habla de las viudas en Santiago 1:27.

Las iglesias deberían ofrecer grupos mixtos con personas en todas las etapas de la vida; así, todos podrían aprender de los demás.

6. Gente de trasfondo cultural distinto

Enseguida nos fijamos en el joven. Había llegado a nuestra iglesia cuando estaba en la Red de Naciones, un grupo que presenta a personas de diferentes culturas al resto de la iglesia. Decidió seguir yendo a la iglesia después de graduarse, pero le costaba saber dónde encajaba.

A los que provienen de una cultura diferente les gustaría saber que tienen un lugar en la iglesia.

Mi marido y yo vivimos en Alemania mientras él estaba destinado allí. Tuvimos la oportunidad de alquilar un apartamento en una casa que pertenecía a una maravillosa familia alemana. La hija, Mónica, respondía a cualquier pregunta que tuviéramos sobre el país. En un par de años, su hermano iba a entrar en un programa de intercambio en el extranjero. Por suerte, hay iglesias que tienen programas para personas con orígenes diferentes.

Debemos hacer todo lo posible para ayudar a los que no son de nuestro país.

7. Gente con problemas de dinero

No debería sorprender que los que tienen dificultades económicas se sientan ignorados. Cuando hay una petición de dinero, se sientan en el asiento como si no fueran capaces de ayudar. A menudo, no participan en las actividades de la iglesia porque no pueden permitírselo.

Los necesitados odian el hecho de no poder pagar sus cuentas. Luchan con su autoestima, preguntándose qué les pasa.

Jesús no menospreció a los que tenían menos; de hecho, Él mismo no tenía mucho en términos de bienes de este mundo.

Dios quiere que nos acerquemos a los necesitados. ¿Qué mejor manera que ofrecerles amabilidad y un lugar donde puedan venir a adorar con nosotros?

8. Intravertidos/Introvertidos

Cuando se anuncia la formación de nuevos grupos, puedes apostar que habrá personas que se acobardarán. Les gustaría formar parte de un grupo y saber que hay un lugar al que pertenecen, pero se alejan. Estas personas son introvertidas.

Tal vez hayan probado un grupo, pero les resultó demasiado difícil interactuar, ya que el mero hecho de hablar con otra persona requiere mucha energía.

Entonces, cuando se dan los anuncios, se quedan casi congelados mientras otros se mueven por la iglesia dando la bienvenida a los demás.

Sí, los introvertidos necesitan socializar con otros; el reto es conseguir que se sientan cómodos incluso para intentar un grupo. A veces se pasa por alto a los introvertidos.

9. Gente sin hijos

Otro grupo de personas que a veces se pasa por alto son los que no tienen hijos. Parece que no hay lugar para estas queridas personas. La mayoría de las personas que están casadas tienen hijos, así que cuando los que no los tienen son colocados en estos grupos, puedes imaginar cómo se debe sentir cuando el tema de los hijos sigue saliendo a relucir.

La iglesia es un grupo diverso de personas, pero el vínculo común es Jesús. Sin embargo, algunas personas convierten otros factores en líneas divisorias.

10. Gente con estilos de vida diferentes

A menudo se pasa por alto a las personas que tienen estilos de vida diferentes. Una vez más, debemos centrarnos en lo que nos une en lugar de lo que nos divide.

Incluso si no tenemos mucho en común con los que viven estilos de vida diferentes, podemos pedir a Dios que nos muestre cómo podemos establecer una conexión valiosa con ellos.

Jesús vino y murió por el mundo, incluso por aquellos que sabía que lo rechazarían. Tiene sentido incluir a los demás. Y cuando tengamos miedo, Dios nos dará el valor que necesitamos para hacer el trabajo que Él quiere que hagamos.

Fuente: Anne Peterson – CrossWalk


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *