web analytics

Mujer se despierta del coma antes de que los médicos apaguen los aparatos

Comparte la noticia

Lisa Martin, de 49 años de edad, estuvo 59 días con un respirador y 40 días en coma inducido, además sobrevivió a un derrame cerebral.

Conocida como la «paciente milagrosa» por los empleados de un hospital de Georgia, EE.UU., fue admitida el pasado mes de septiembre a la sala de emergencias del Satilla Health Memorial en Waycross debido a complicaciones del coronavirus.

El 20 de octubre, los médicos llamaron a sus familiares para que se despidieran, ya que Lisa estaba en coma y no mostraba ningún progreso en su salud.

«Decidieron esperar 11 días antes de tomar la decisión de quitarle el respirador, que estaba respirando por ella. Pero Dios tenía otros planes», dice una publicación en la cuenta del Facebook del hospital.

Días después, la mujer fue transportada en helicóptero a Memorial Health en Savannah, a casi 200 kilómetros de distancia. Al llegar, le dijeron a Jeff Martin, su esposo que Lisa no sobreviviría y que necesitaría un transplante de pulmón.

«¡Haz lo que puedas y pediremos a Dios que haga el resto!», dijo Jeff.

Lisa fue transferida el 14 de diciembre al Satilla Rehabilitation Memorial para recuperar su capacidad de usar sus brazos y piernas.

Finalmente fue dada de alta el 31 de diciembre, la cual salió del hospital siendo aplaudida por el personal médico.

«No puedo entender lo que pasó», dijo Lisa a la revista People.

«Estoy sorprendida, pero entre todos los sentimientos abrumadores, siento que esto es definitivamente una cosa de Dios», dice, y añade que «esta experiencia me ha demostrado lo mucho que me quieren», continuó.

Madison, uno de los cuatro hijos de Lisa, le dijo a la revista People que su madre está usando un tubo de óxigeno para ayudar a sus pulmones, y también una silla de ruedas para moverse.

«Puede comer, hablar y hacer muchas cosas por sí misma», dijo.

«Nuestra familia siempre ha tenido una fuerte fe cristiana, pero pasar por esto ha cambiado nuestras vidas para mejor», agregó.

«¿Fue horrible para mi madre tomar la Covid, casi morir y ahora luchar para volver a una vida normal? ¡Claro que sí! Pero si Dios quiso usar a mi madre como ejemplo de cómo mantener la fe en medio de las luchas y adversidades, entonces le agradezco a Dios por usar a mi madre”.

Jeff quiere que la historia de Lisa inspire y anime a otras personas que puedan estar enfrentando dificultades similares.

«Sé que los médicos pueden tratar a los pacientes clínicamente, pero la cura viene de Dios», afirmó.

«Estoy agradecido de que haya vivido, pero también soy muy consciente del dolor de ver a otras personas que han perdido a sus familias por esta enfermedad”.

Fuente: Bibliatodoboticias


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *