web analytics

Los evangélicos japoneses apelan a la oración ante unos Juegos Olímpicos de la discordia y sin público

Comparte la noticia

Entre las iniciativas ministeriales que se han puesto en marcha para Tokio 2020 destaca la organización de 1 millón de horas de oración durante el evento deportivo.

Una encuesta publicada a mediados de mayo por el diario japonés Asahi Shimbun apuntaba que más del 80% de la población de Japón estaba en contra de la celebración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por causa de la situación de la pandemia. Hasta el 43% pedía la cancelación definitiva del evento deportivo, mientras que el 40% optaba por un nuevo aplazamiento. 

Durante las últimas semanas se han repetido las imágenes de grupos de manifestantes pidiendo que se detenga el acontecimiento olímpico del año por el incremento de los contagios de Covid-19 en el país nipón. Unas protestas cuya imagen más visible, quizá, ha sido el intento de Kayoko Takahashi, una ciudadana de 53 años, de apagar la antorcha olímpica en su último tramo con una pistola de agua. Ni siquiera la fórmula adoptada a última hora por las autoridades, de celebrar los Juegos Olímpicos sin público, parece haber aliviado la discordia en un país que supera ahora los 4.000 contagios diarios, según los datos de la plataforma Our World in Data. Unas cifras mayores de las que registraba al comenzar el año 2021.

“Este momento es una situación crítica, especialmente en el área de la capital, en las prefecturas de Tokio, Saitama, Kanagawa y Chiba. En Japón hay entre 4.000 y 5.000 casos positivos por día. Es un dato bastante alto en comparación con el año pasado y ahora estamos en la quinta ola de la Covid-19 debido a la variante delta”, explica a Protestante Digital el secretario general de la Asociación Evangélica de Japón (JEA, por sus siglas en inglés), Takahito Iwagami.

Los Juegos Olímpicos no dividen a las iglesias

Aunque la celebración de Tokio 2020 ha generado discrepancias entre la sociedad japonesa, la división no ha trascendido a las iglesias, según explican líderes evangélicos locales. “No ha afectado mucho a las iglesias. Es raro que las iglesias japonesas adopten una postura determinada sobre un tema social como este. Por supuesto, cada iglesia tiene algunos miembros que están a favor de los Juegos Olímpicos y otros que están en contra. Se toleran diferentes opiniones y no tienen un efecto de división dentro de la comunidad”, asegura en declaraciones a Protestante Digital la administradora de la oficina de la Asociación Evangélica Misionera de Japón (JEMA, por sus siglas en inglés), Atsuko Tateishi.

También desde la Asociación Evangélica de Japón, que forma parte de la Alianza Evangélica Mundial (WEA, por sus siglas en inglés), afirman que “todas las iglesias no están de acuerdo con los Juegos Olímpicos”. “Sin embargo, los sentimientos antiolímpicos bajo la Covid-19 parecen más bien respuestas personales. No hay una declaración oficial contra los Juegos emitida por las iglesias evangélicas de Japón”, señala Iwagami. 

“Es honesto por nuestra parte decir que todos los cristianos japoneses no dan la bienvenida a los Juegos Olímpicos. Algunos cristianos están muy preocupados de que se conviertan en un evento de gran propagación [del virus]. Los cristianos japoneses esperan y observan cómo va la situación sin debatir”, añade.

¿Una oportunidad para la misión?

Los Juegos Olímpicos acostumbran a ser un acontecimiento que las iglesias locales y las organizaciones misioneras aprovechan para intensificar su actividad evangelística en el contexto de la ciudad que los acoge. La decisión de no permitir público en los estadios de Tokio 2020 ha provocado que se tengan que buscar alternativas en este sentido. 

“Las iglesias  y organizaciones evangélicas japonesas apoyan al ministerio Japanese International Sport Partnership [JISP] en Tokio 2020. Ellos organizan un movimiento de oración entre las iglesias en el país y retransmiten en internet cultos de adoración para los atletas cristianos”, explica Iwagami. 

“Como prácticamente no tenemos oportunidades de conocer en persona a los atletas olímpicos, nuestro enfoque ahora está en la oración”, remarca Tateishi. Algunas de las iniciativas que se han puesto en marcha en este sentido son la organización de un millón de horas de oración por los Juegos Olímpicos entre las iglesias evangélicas locales, o también encuentros virtuales de oración a diario, planes de lectura de la Biblia a través de la aplicación YouVersion o la publicación de material específico dirigido a los atletas, como las Biblias Olímpicas o un cómic de manga de temática deportiva y que incluye el mensaje del evangelio.

“A causa del encuentro menos personal con la gente que supone no tener espectadores en las pruebas, creo que el impacto espiritual [de los Juegos Olímpicos] será menor. Pero esto les da a los creyentes más tiempo para orar por Japón y por el pueblo japonés. Podremos ver el resultado espiritual después de los Juegos Olímpicos, mientras el Señor responde a nuestras oraciones”, apunta un pastor de una iglesia evangélica de Tokio que ha preferido conservar su anonimato.

Lento avance de la vacunación y limitaciones en las iglesias

La vacunación en Japón está siendo más lenta que en otras partes del mundo. A fecha del 22 de julio, el país nipón había vacunado a poco más del 36% de su población, mientras que en España, por ejemplo, ya se había superado el 65%. “Creo que el gobierno está gestionando bien la ejecución de la vacunación, pero debido a las existencias limitadas de vacunas, la pauta ha ido más lenta”, matiza el pastor evangélico de Tokio. Por su parte, el secretario general de la Asociación Evangélica de Japón, Takahito Iwagami, considera que aunque “muchas de las personas mayores ya están completamente vacunadas, sin embargo, Japón se queda corto en la vacunación en este momento”.

Las iglesias evangélicas, sin embargo, tampoco están exentas de los debates relativos a las garantías de estos fármacos. “Hay debates entre los cristianos japoneses, como en otros países, sobre si deben vacunarse o no. Se debe principalmente a su preocupación por la salud”, explica Iwagami. 

Para la responsable de la oficina de JEMA, Atsuko Tateishi, “el proceso de vacunación avanza lentamente”, pero también considera que “la mayoría de la gente en Japón, incluidos los evangélicos, parecen ansiosos por vacunarse lo antes posible”.

El retraso en la vacunación también provoca que la vuelta a la normalidad en las iglesias se atrase todavía más. Aunque, tal y como indica el pastor evangélico de Tokio, “el gobierno no impone restricciones que impidan que las iglesias tengan reuniones presenciales” y es “cada iglesia la que decide por su cuenta”, la declaración del Estado de emergencia sobre la capital japonesa hace que muchas comunidades opten por la solución de la retransmisión por internet únicamente. “La mayoría de las iglesias se reúnen de forma online, o mezclan contenidos retransmitidos con servicios presenciales. La pandemia ha obligado a muchas iglesias a digitalizarse. Algunas iglesias han crecido durante esta época”, asegura Tateishi.

Motivos de oración

Con los Juegos Olímpicos en marcha, los evangélicos piden oración por “la seguridad” del evento y para que no sirva de propagación. “Orad para que los atletas cristianos puedan dar gloria a Dios, por el ministerio de los capellanes cristianos en la Villa Olímpica de Tokio y para que los deportes, en los que participa el 80% de la población japonesa, sirvan como herramienta para la misión”, remarca Iwagami.

Tateishi también añade como motivos de oración “que muchos lleguen a conocer a Dios a través de las herramientas evangelísticas con temáticas deportivas” y que “los Juegos Olímpicos no sean un factor de división en la gente”.

Fuente: Protestante Digital

Fotografía: Poco antes del inicio de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, las autoridades confirmaron su decisión de no permitir público en los estadios. / Secretaría de Deportes, Wikimedia Commons


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *