web analytics

“El problema del porno, que siempre ha sido tabú, ahora está emergiendo”

Comparte la noticia

La adicción al porno afecta a toda la sociedad, también a las iglesias. El curso “Off! Hacia una iglesia libre de porno” lanza su segunda edición este mes de enero. Marcos Zapata y David Pérez explican la urgencia de esta iniciativa.

El próximo 21 de enero se pone en marcha la segunda edición del curso Off! Just Love: hacia una iglesia libre de porno, coorganizado por la Alianza Evangélica Española. Tras la buena acogida de la primera edición, los organizadores destacan nuevamente la necesidad de impartir formación al liderazgo de las iglesias, para que puedan estar equipados y dar respuestas prácticas partiendo de un enfoque profundo y espiritual, con el evangelio en el centro.

Los efectos nocivos de la pornografía han sido bien documentados y son cada vez más evidentes en la sociedad. A esta situación no es ajena la iglesia evangélica. La pornografía “está destruyendo niños, adolescentes, matrimonios, familias y comunidades enteras”, exponen en la web de Off!, donde se propone enfrentar el problema: “Es hora de levantar de una vez la alfombra, encontrar libertad y transformación en Jesús y volver ser relevantes en nuestra sociedad”. 

El curso se plantea bajo tres ejes: “entender”, dando formación sobre “cómo afecta esta adicción a las personas, parejas, familias y al conjunto de la sociedad”; “prevenir”, para “poder ponerle freno y así proteger a los más débiles”, y finalmente “curar dado que para muchos en nuestras iglesias ya es demasiado tarde”, por eso se ofrecen “herramientas prácticas para acompañar a los adictos en su proceso de restauración”.

El curso tiene un coste de 50 euros y se imparte en clases virtuales, con un profesorado formado por activistas, profesionales de distintas disciplinas, psicólogos y pastores evangélicos.

“El problema del porno, que siempre ha sido tabú, ahora está emergiendo”

Los profesores del curso./Offjustlove.org

Valoración positiva

La primera edición del curso tuvo lugar en 2021. “Fue muy positivo”, destacó David Pérez, uno de los impulsores de la plataforma Off!. “Lo que más destacaron los participantes fue la calidad de la enseñanza dada por los profesores y el enfoque profundo y espiritual que tiene el curso, con el Evangelio en el centro”.

También destacó que “quienes tuvieron parte en el curso lo terminaron sintiéndose mucho más preparados para la acción, que se presenta difícil pero no imposible”. Las valoraciones han permitido también ampliar los contenidos para poder abarcar con más profundidad algunos aspectos del tema.

Prepararse para ayudar

El curso se enfoca principalmente a líderes, pastores o cualquier persona que pudiera estar desempeñando algún tipo de enseñanza en el contexto eclesial, o también padres y profesores preocupados por la educación de sus hijos. Para Marcos Zapata, pastor en Lugo y presidente del grupo de trabajo de Pastoral y Liderazgo de la Alianza Evangélica Española, la formación en aspectos como este es indispensable.

“No llega con tener buenas intenciones cara a una pastoral eficaz, necesitamos equiparnos para que el abordaje nuestra acción pastoral, sea en términos de ayuda o de intervención, esté respaldado bíblicamente y con los instrumentos que los expertos en este área han descubierto en su labor”, afirma Zapata.

El enfoque del curso “es bíblico, radicando a la persona en un encuentro con Jesús, nuestro verdadero libertador, sin obviar las estrategias naturales que se han probado eficientes en múltiples contextos eclesiásticos”, explica Zapata, que valora el curso como “un recurso único en nuestro país, impartido por especialistas en las diferentes materias que tiene este fenómeno de la pornografía”.

David Pérez ve que el tema de la pornografía está emergiendo cada vez más como un problema que necesita ser tratado. “Estamos recibiendo bastantes inscripciones, y se puede ver que hay altas expectativas, sobre todo a la hora de ser equipados con herramientas prácticas, a la vez de un claro sentido de urgencia”, explica Pérez. “Me emociona ver cómo un tema que siempre ha sido tabú ahora está emergiendo, y me alegra especialmente recibir inscripciones de hombres, quienes normalmente tenemos más ataduras con la pornografía”, concluye.

“El problema del porno, que siempre ha sido tabú, ahora está emergiendo”
Urgencia social

El consumo de pornografía, añade Marcos Zapata, es hoy en día “el enemigo invisible que nadie ve y del que nadie quiere hablar”. Pero la realidad es que “las estadísticas en nuestro país son alarmantes, iniciándose el primer contacto con la pornografía a los ocho años, y un consumo regular a partir de los once años. Los niños, adolescentes y jóvenes de nuestras iglesias no son ajenos a esta realidad y, tristemente, los adultos tampoco”.

Es por ello que “como cristianos debemos enfrentar esta lacra social desde la reflexión y con las propuestas de cambio y transformación, tanto para las personas en particular, como, algún día, con propuestas legislativas que acoten la promoción y consumo de pornografía que, finalmente, redunda en el maltrato de la mujer, en promoción de la prostitución y en la degradación de la dignidad humana con la que Dios nos creó”, añade Zapata. 

Aunque estos cambios de gran calado puedan ser un objetivo a largo plazo -en los que Alianza Evangélica también trabaja, con encuentros con los partidos políticos y agentes sociales-, “en este momento ya podemos intervenir en nuestra comunidad: informar y concienciar sobre esta realidad; enseñar y dar herramientas de victoria; promover una educación sexual sana y saludable, que solo en los parámetros bíblicos se puede encontrar, son algunas de las acciones inmediatas que podemos realizar como padres, líderes de niños y jóvenes o como pastores nuestras congregaciones”.

Más información sobre el curso en la web de Off!, haciendo clic aquí.
Fuente: Protestante Digital


Comparte la noticia