web analytics

Llevé drogas a una conferencia cristiana. Entonces Dios me encontró

Comparte la noticia

Nací de padres religiosos y trabajadores en 1990 en El Cairo. A los 40 días me bautizaron por triple inmersión, como todo buen cristiano copto ortodoxo.

Crecer en este tipo de ambiente religioso deja su huella en tu alma para siempre. Todavía recuerdo los rutinarios -pero muy temidos- momentos de confesión con el sacerdote. Esas experiencias eran especialmente desalentadoras. Recuerdo que, ya bien entrada la adolescencia, terminaba la confesión, se me ordenaba hacer alguna penitencia para volver a gustar a Dios -al menos así lo sentía- y luego volvía inevitablemente a los mismos pecados de siempre. Mi actitud hacia Dios era que Él era malo, como mis profesores del colegio jesuita al que asistía, que me castigaban físicamente (y a otros estudiantes) por no cumplir con sus normas académicas o de comportamiento.

En 2002, mi familia se trasladó a Estados Unidos. Los años de secundaria fueron duros para mí: Imagínate intentar hacer amigos tras el 11-S siendo un niño regordete de Oriente Medio que no hablaba inglés. Además de mis problemas escolares, me acosaban en el único lugar en el que nadie debería serlo: la iglesia. Nuestra familia continuó asistiendo a los servicios ortodoxos coptos, pero mi corazón se resintió rápidamente de la iglesia de mi juventud, que nunca me atrajo mucho para empezar. Cuando llegué al instituto, estaba tan desilusionado con la fe que pasé de ser un «buen chico religioso» al extremo opuesto.

Un tipo diferente de cristiano

La escuela secundaria me dio la oportunidad de salir con nuevos amigos, experimentar con las citas y las drogas, y -después de obtener mi carnet de conducir- ir a donde quisiera. En poco tiempo, me había entregado a un estilo de vida de fiesta, fornicación y adicción a las drogas. Las cosas se pusieron tan mal que acabé vendiendo drogas. Quizás lo más triste de todo fue la influencia que esto tuvo en mi hermano menor, Joe, que estaba en secundaria y que terminó aventurándose por caminos similares.

Todavía recuerdo que llegué a casa una noche a eso de las dos de la mañana cuando estaba en el último año de la escuela secundaria. Mi madre estaba despierta, llorando a Dios y rezando para que Jesús me salvara. Más tarde, descubriría que mientras yo huía de Dios, Él había estado trabajando en otras personas cercanas a mí.

Mi mejor amigo, George, que era una especie de compañero de crimen, comenzó a ir a una nueva iglesia con su hermano Mark. Esta iglesia -la Iglesia Bautista Árabe, en las afueras de Boston- no era copta ortodoxa, así que, naturalmente, me sentí con miedo cuando me invitó de repente a visitar su grupo de jóvenes. Pero Mark fue implacable. Todos los viernes por la noche, sin falta, nos recogía a mí y a Joe en su Mitsubishi Eclipse rojo nuevo, para hacer el trayecto de una hora hasta la iglesia. Mark me llevó allí durante más de un año, a veces en contra de mi voluntad, hasta que pude conducir yo mismo.

En la Iglesia Bautista Árabe, encontré una clase muy diferente de cristianos. La gente de allí amaba sinceramente a Dios. Eran amables y no hipócritas. Realmente me amaban y me acogían. «Vaya» -pensé- «estos cristianos se divierten y disfrutan de su relación con Dios. Dios parece tan real para ellos». Al mismo tiempo que mi hermano y yo nos conectamos con el grupo de jóvenes, la mujer que se convertiría en mi suegra estaba orando y leyendo la Biblia con mi madre por teléfono. Empecé a notar un ambiente diferente y más tranquilo en casa.

A finales de 2008, toda mi familia asistía junta a esta iglesia, y mis padres y mi hermano se estaban involucrando bastante. Mi padre comenzó a organizar un estudio bíblico en nuestra casa, y vi que Dios lo cambió durante un estudio del Libro de los Hebreos. Yo asistía a las reuniones de la iglesia porque amaba a la gente de allí y me sentía amado al fin. Pero estaba bajo la influencia de las drogas. Aunque realmente necesitaba a Jesús, seguía buscando satisfacción en los lugares equivocados.

En julio de 2009, durante el verano entre mi primer y segundo año de universidad, mi padre me obligó a asistir a la conferencia anual de la iglesia del 4 de julio. Arrastrando los pies, fui, y llevé algunas drogas para ayudarme a pasar el tiempo. No estaba dispuesto a escuchar a Dios. Pero ese fin de semana descubrí que incluso la resistencia más feroz o la indiferencia más fría son irrelevantes una vez que Dios decide actuar en tu vida. En la conferencia, escuché el evangelio con oídos nuevos. Escuché que Dios me ama tanto que envió a Jesús a morir por mis pecados. Y entendí que confiando en Jesús, todos mis pecados serían perdonados, y que sería aceptada por Dios y reconciliado con Él.

Rindiéndome a Jesús

Recuerdo claramente un sentimiento de lucha interna en mi alma: ¿Cómo podía Dios perdonar todos mis pecados? ¿Y cómo podía perdonarme cuando ni siquiera podía perdonarme a mí mismo? En aquel momento, no tenía la capacidad de comprender la abundante misericordia y la gracia inmerecida de Dios. Y, sin embargo, no podía evitar sentir que Dios me había acorralado con su amor y que no tenía más remedio que dejar mi resistencia y rendirme. Me di cuenta de que lo que Jesús había hecho era suficiente para limpiarme de mi pecado y hacerme nuevo.

Nací de nuevo en ese momento cuando finalmente vi y acepté a Jesús por la fe. Oh, ¡qué día tan glorioso fue! Esa conferencia del 4 de julio cambió mi vida para siempre. Mi alegría se duplicó, sin embargo, porque mi hermano Joe, que ahora es pastor en nuestra iglesia, también fue salvado ese mismo fin de semana. Ambos tuvimos una noche de rehabilitación con Jesús y fuimos milagrosamente liberados de la adicción a las drogas. De hecho, cuando volvimos a nuestro coche para dejar la conferencia y nos dimos cuenta de que aún nos quedaba algo de hierba, la tiramos inmediatamente y dijimos: «No podemos volver». Nuestros padres estaban encantados con los dos nuevos hijos que recuperaron después de ese fin de semana. Estábamos completamente transformados.

También se produjeron otros cambios radicales e inmediatos. Por ejemplo, empecé a servir en la iglesia casi inmediatamente con el equipo de alabanza y con el grupo de jóvenes. Así fue como conocí a mi esposa, que era la líder del grupo de jóvenes y de adoración en ese momento. Nuestro equipo de alabanza viajó a diferentes conferencias y retiros, y durante esos viajes, un sentido de llamado creció en mi corazón y comencé a ponderar un futuro en el ministerio.

Mientras tanto, devoraba las Escrituras, los libros cristianos, los podcasts, los sermones y todo lo que podía conseguir. Asistía regularmente a los servicios de la iglesia y a las reuniones de oración entre semana. Y tuve la bendición de tener algunos mentores en la iglesia que me discipularon. Todo esto me animó a buscar el ministerio como una vocación a tiempo completo, un viaje que me llevó al Seminario Teológico Gordon-Conwell y finalmente me reconoció la Iglesia Bautista Árabe, donde toda mi familia había llegado a la fe.

Mi vida actual es un testimonio de la bondad y la gracia de Dios. El pasado mes de julio, celebré un año más de caminar y servir a Jesucristo en la conferencia anual de la Iglesia Bautista Árabe en Boston. He estado celebrando mi cumpleaños espiritual cada Día de la Independencia durante los últimos 11 años, y la coincidencia simbólica no se me escapa. La misma reunión en la que una vez me presenté bajo la influencia, con la intención de mantener a Dios a distancia, es ahora un recordatorio tangible de su obra milagrosa en mi vida. Gracias, Jesús, por no desperdiciar nada.

Fady Ghobrial es becario de la Unión Cristiana en la Universidad de Harvard.


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *