web analytics

En la Riviera Francesa, tanto los inmigrantes árabes como sus vecinos seculares necesitan a Jesús

Comparte la noticia

Cuando Nicole Derieux comprometió su vida con Cristo en su adolescencia, imaginó dejar su hogar escocés para convertirse en misionera en alguna tierra lejana. Hoy, sentada en su terraza con vistas a la Riviera Francesa, Nicole se ríe. «Esto no es lo que podría haber imaginado,» dice, «pero es exactamente donde Dios quiere que esté.»

Nicole y su marido, Vincent, dirigen un ministerio llamado Parfums de Vie («fragancia de vida» en francés) en Grasse, una pintoresca ciudad francesa conocida como la capital mundial del perfume. Situada a pocos kilómetros de Cannes, la región atrae a multimillonarios, estrellas de cine y a la realeza. Pero detrás de todo el brillo y el glamour están los vulnerables trabajadores extranjeros, la mayoría de África del Norte, que luchan por sobrevivir mientras hacen el trabajo servil para los ricos. Los Derieuxs ministran a esa población.

«Muchos de los trabajadores sólo hablan árabe, viven con sus familias en condiciones terribles y luchan por tener una vida decente», dice Nicole. «Algunos tienen visados de trabajo pero otros son indocumentados, lo que los hace aún más vulnerables».

Cuando los Derieux se mudaron por primera vez a la región preguntaron: «¿De quién se haría amigo Jesús?» En lugar de los ricos y famosos, buscaron a los que son en gran parte invisibles: los trabajadores que limpian las habitaciones de hotel, arrastran la basura y barren las calles. «Jesús pasó su vida viviendo entre los marginados y los pobres», dice Vincent, cuyos propios abuelos fueron evangelizados por misioneros americanos que vinieron a Francia después de la Segunda Guerra Mundial.

A medida que los Derieux comenzaron a aprender más sobre la vida de los trabajadores, en su mayoría musulmanes, percibieron una gran necesidad entre sus hijos, en particular. «Aunque asisten a escuelas francesas, regresan a sus hogares con familias que a menudo no hablan francés y a condiciones que hacen muy difícil hacer los deberes», dice Nicole. «Los niños a menudo fracasan en la escuela, porque no tienen un sistema de apoyo».

Las vacaciones escolares y los fines de semana plantean otro problema: los padres tienen que ir a trabajar y dejar a los niños desatendidos.

Nicole, una antigua profesora de francés, y Vincent, que creció en Orange, Francia, y que una vez sirvió en las fuerzas especiales francesas, comenzaron a ofrecer su casa como un lugar para que los niños hicieran los deberes. Tras cierto éxito, comenzaron a organizar días de campamento, en los que los niños podían jugar de forma segura y disfrutar de actividades al aire libre en lugar de vagar por las calles o quedarse en sus pequeños apartamentos. El Ministerio de Perfumes de Vida fue lanzado oficialmente en 2008.

«Siempre tenemos muy claro con los padres que somos cristianos y les contaremos a los niños historias bíblicas y les ofreceremos cuentos sobre la Biblia. Les decimos que oraremos delante de sus hijos. No queremos que los padres se sorprendan nunca», dice Nicole, que junto con Vincent ha estudiado árabe para comunicarse eficazmente con los padres de los niños. «Hay algunas familias que se sienten incómodas con nuestro enfoque, pero la mayoría está muy agradecida por la forma en que ayudamos a sus hijos».

Los Derieux oran por todos los niños del programa y tienen cuidado de compartir su fe sin hacer proselitismo abiertamente. Su testimonio ha probado ser efectivo. Algunos de los niños, miembros de sus familias y tutores voluntarios han abrazado una fe personal en Cristo. «La gente sospechaba al principio, pero nos han observado a lo largo de los años», dice Nicole. «Ven quiénes somos y cómo vivimos nuestra fe. No estamos predicando, estamos viviendo el Evangelio.»

Hoy en día, el ministerio ha crecido tanto que se ha hecho cargo de un antiguo taller mecánico a poca distancia de la escuela. Cuando la escuela terminan cada tarde, los niños de todas las edades entran en el garaje, se sientan en las mesas, eligen libros de la biblioteca y se reúnen con voluntarios que les ayudan con sus tareas.

Fuente: ChristianityToday


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *