web analytics

¿Deben los inversores cristianos arriesgarse a una menor rentabilidad para invertir bíblicamente?

Comparte la noticia

El movimiento de inversión bíblicamente responsable (BRI) está en auge, ya que los inversores cristianos mueven miles de millones de dólares cada año para cambiar sus carteras a inversiones bíblicamente responsables, tratando de evitar beneficiarse de los fabricantes de medicamentos abortivos, los distribuidores de entretenimiento para adultos, el activismo LGBT, la trata de personas y otras cuestiones inmorales

A medida que el movimiento de la inversión bíblicamente responsable (BRI) sigue arrasando en Wall Street, la cuestión del rendimiento sale a relucir de forma rutinaria. Preguntas como: «¿Tendré que sacrificar el rendimiento si cambio mi cartera a la inversión bíblicamente responsable?» son preguntas naturales, lógicas y muy apropiadas. Tal vez sea porque estamos acostumbrados a asumir que si hacemos lo correcto vamos a sufrir por ello, la proverbial situación de «los buenos terminan últimos», o tal vez porque tenemos miedo de que si hacemos algo fuera de lo común, como la inversión bíblicamente responsable, estemos asumiendo un gran riesgo al aventurarnos fuera de la seguridad percibida por el rebaño, pero sea cual sea la razón, los inversores y los asesores financieros se ven a menudo confundidos por la cuestión del rendimiento, a menudo incluso escépticos hacia la creciente cantidad de datos de investigación que muestran que los buenos valores y los buenos rendimientos no son mutuamente excluyentes.

Aunque una forma de responder a las preocupaciones sobre el rendimiento es simplemente señalar el historial real de los fondos de inversión bíblicamente responsable, que puede investigar gratuitamente en inspireinsight.com, o leer la investigación académica independiente que analiza el rendimiento de las inversiones bíblicamente responsables en relación con las inversiones seculares, que puede encontrar en la página de investigación de inspireinvesting.com, hoy quiero abordar la cuestión del rendimiento bajo una luz diferente, basándome en dos pasajes del Nuevo Testamento.

Sígueme

Jesús tenía una forma única de llamar a la gente a seguirle. Simplemente dijo: «sígueme». Sin engatusar, sin convencer, sin explicar, sólo con una simple y autoritaria llamada a seguirle. Uno de esos encuentros es la conocida historia de Jesús llamando a sus primeros discípulos,

«Caminando junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón (que se llama Pedro) y su hermano Andrés, echando la red al mar, pues eran pescadores. Les dijo: «Seguidme y os haré pescadores de hombres». Al instante dejaron las redes y le siguieron. Y partiendo de allí vio a otros dos hermanos… y los llamó. Al instante dejaron la barca y a su padre y le siguieron». (Mateo 4:18-22)

Otra historia famosa en la que Jesús llama a un hombre a seguirle es la del joven gobernante rico, que se acerca a Jesús preguntándole qué tiene que hacer para heredar la vida eterna. Jesús le dice que siga los diez mandamientos, a lo que el rico responde «todo esto lo he guardado desde mi juventud» (umm, ¿en serio?). La siguiente respuesta de Jesús no era lo que el joven gobernante esperaba escuchar,

«…Le dijo: ‘Una cosa te falta todavía. Vende todo lo que tienes y repártelo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; y ven, sígueme’. Al oír esto, se puso muy triste, porque era muy rico. Jesús, al ver que se había entristecido, le dijo: «¡Qué difícil es para los que tienen riquezas entrar en el Reino de Dios!»» (Lucas 18:22-24)

En estos dos relatos encontramos a Jesús llamando a dejar lo que se tiene y a seguirle, y dos reacciones muy diferentes a esa llamada. Los pescadores son llamados a dejar sus ingresos, su sustento y sus bienes comerciales para seguir a Jesús, y su respuesta es de fe, «inmediatamente dejaron sus redes y lo siguieron». El joven gobernante rico es llamado a dejar su riqueza terrenal y seguir a Jesús, y su reacción es de tristeza y desobediencia

Contando el coste

Este es mi punto, a veces (¿a menudo?) Jesús llama a la gente a hacer sacrificios terrenales para seguirlo por fe. ¿Llama Jesús a todos a dejar sus negocios o a vender todo lo que tienen para seguirle? No, ciertamente no. Pero sí llama a algunas personas a eso, y si Él te llama no puede haber lugar para la deliberación, sólo para contar el costo y seguirlo inmediatamente.

¿Te ha tocado el corazón el Señor para invertir con valores bíblicos? Si usted investigara en inspireinsight.com y descubriera que se está beneficiando activamente de los abortos y del entretenimiento para adultos, ¿le molestaría eso a su conciencia? Te diría que es el Señor el que te llama a invertir con responsabilidad bíblica para Su gloria y tu alegría. Entonces le diría que la cuestión de un hipotético sacrificio de rendimiento es irrelevante, porque si Dios le está llamando a cambiar sus inversiones por inversiones bíblicamente responsables, no importa cuál sea el coste. Nuestra única opción, y de hecho nuestra mayor alegría, es la obediencia inmediata.

No me malinterpreten, creo y he experimentado que los cristianos no están obligados a aceptar rendimientos de inversión más bajos para invertir de forma bíblicamente responsable. Pero incluso si ese fuera el caso, o incluso si de alguna manera se convirtiera en el caso en el futuro, ¿importa? ¿Rechazaríamos la llamada de Dios porque no estamos dispuestos a renunciar al potencial de rendimiento? ¿O dejaríamos inmediatamente nuestras inversiones y le seguiríamos a Él?

Robert Netzly

Robert Netzly es el director general de Inspire Investing y colaborador frecuente en The Christian Post, FOX, The Wall Street Journal, Bloomberg, The New York Times y otros medios importantes. Lee más de Robert en su libro número uno en ventas, Biblically Responsible Investing, disponible en Amazon.com y en otras tiendas online.


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *