web analytics

6 lecciones financieras del Covid-19

Comparte la noticia

Una de mis historias favoritas del Antiguo Testamento es la de José. Vendido como esclavo de joven por sus celosos hermanos, finalmente se eleva a ser el segundo al mando en Egipto. Con su habilidad dada por Dios para interpretar los sueños, José le dice al Faraón en Génesis 41 que los próximos siete años serán abundantes. Sin embargo, los siete años siguientes serán de hambruna. El Faraón sabiamente nombra a José para supervisar los preparativos para el próximo desastre. A través de los esfuerzos de José, se salvan muchas vidas, incluyendo las de sus hermanos que antes lo traicionaron. Verdaderamente una maravillosa historia de perdón y reconciliación.

La pandemia COVID-19 probablemente no será de una escala similar a una hambruna de siete años, pero ha empujado a muchas familias a situaciones muy difíciles. Muchas están lidiando con las consecuencias del virus para la salud, incluyendo la separación de sus seres queridos en cuarentena. Además de preocuparse por cuestiones médicas, muchos han perdido sus trabajos (al menos temporalmente) o temen perder pronto sus ingresos. A los propietarios de pequeñas empresas les preocupa poder recuperarse de una grave pérdida de ingresos, ya que se ven obligados a cerrar o han visto a sus clientes alejarse.

Lamentablemente, no hay respuestas fáciles ni soluciones rápidas a estas preocupaciones. Desde el punto de vista médico, nuestros mejores médicos y científicos están trabajando diligentemente en un tratamiento efectivo. Nuestros gobiernos federales y locales están respondiendo con planes de recuperación para ayudar a las familias y a las pequeñas empresas en dificultades durante este tiempo de necesidad. Las familias tendrán que seguir manejándose lo mejor que puedan hasta que pase lo peor y nuestra economía comience a recuperarse.

Si bien muchas situaciones trágicas exigen, comprensiblemente, nuestra atención inmediata, es importante no dejar pasar la crisis sin dedicar algún tiempo a considerar en oración lo bien que estábamos (o no) preparados financieramente para la emergencia. Sería una doble tragedia no aprender las lecciones que Dios puede estar tratando de enseñarnos en este tiempo de adversidad.

  1. Los fondos de emergencia no son activos desperdiciados.

El coronavirus es un caso que demuestra la sabiduría de tener un fondo de emergencia adecuado. Desafortunadamente, muchos asesores financieros consideran que los fondos de emergencia son activos desperdiciados con las bajas tasas de interés actuales. En un artículo increíblemente inoportuno, un asesor escribió en enero que, dado que «se supone que un fondo de emergencia es fácilmente accesible y líquido, el vehículo recomendado para ello suele ser una cuenta de ahorros». Las cuentas de ahorro ni siquiera siguen el ritmo de la inflación, lo que significa que un fondo de emergencia es una propuesta de pérdida de dinero a largo plazo». Financieramente, entiendo el argumento del escritor. Sin embargo, los fondos de emergencia son una forma de seguro financiero, no una inversión. Dios afirma que «hay tesoro deseable y aceite en la morada de los sabios» (Proverbios 21:20), o en otras palabras, los sabios tienen un fondo de emergencia. ¿Se reduciría el estrés causado por una situación laboral incierta si tuviera de tres a seis meses de gastos fácilmente disponibles en su cuenta de ahorros? Puedes apostar a que sí.

  1. La deuda es estresante, incluso a un 0% de interés.

Un beneficio de las bajas tasas de interés es que hace que pedir prestado sea barato, a veces incluso sin intereses. Típicamente, estas tasas de interés siguen requiriendo pagos mensuales regulares, sin embargo. El no hacer ni siquiera un pago a tiempo permite al prestamista añadir interés al préstamo desde el primer día, a menudo con tasas de interés increíblemente altas. La necesidad de hacer estos pagos puede aumentar la tensión financiera durante los momentos de incertidumbre en los ingresos. Por eso soy un defensor de evitar las deudas no hipotecarias. No tienes que preocuparte por hacer los pagos del préstamo cuando intentas mantener a tu familia segura y saludable.

  1. Los planes de gastos maximizan el valor de cada dólar disponible.

Muchas familias se ven obligadas a considerar detenidamente cómo gastar cada dólar disponible. Esto tiene mucho sentido en tiempos de estrés financiero. Sin embargo, su familia puede beneficiarse de un plan de gastos durante todo el año. En este momento, este plan puede ser uno de escasez. Una vez que esta emergencia pase, su plan de gastos puede tener cosas divertidas incorporadas en él: comer fuera, entretenimiento, vacaciones y similares. Ya no será un plan de escasez, pero seguirá exprimiendo cada beneficio de cada dólar. Tal vez sea posible ahorrar un fondo de emergencia o invertir para tu jubilación con tus ingresos actuales. Un plan de gastos mensuales revelará todas sus opciones.

  1. Entenderse a sí mismo es tan importante como entender cómo invertir.

Muchos inversionistas están experimentando su primer descenso sustancial en el mercado. El último mercado bajista terminó en marzo de 2009, por lo que incluso los inversores experimentados pueden haber olvidado lo mal que se siente al ver que el saldo de su cartera, ganado con tanto esfuerzo, cae tan repentinamente. He recibido muchas llamadas, correos electrónicos y mensajes de texto de mis preocupados clientes. ¿Se pasan al efectivo o a los bonos? ¿Detendrán sus contribuciones de 401.000 hasta que el mercado vuelva a subir? Estas son reacciones muy comprensibles y muy humanas ante un mercado en caída. Aunque estoy comprometido con mi estrategia de inversión, no soy inmune a estos sentimientos también. Esto refuerza la idea de que debemos entender nuestra tolerancia al riesgo, el marco temporal y los objetivos de inversión antes de decidir dónde invertir. Elegir inversiones simplemente porque han tenido éxito en el pasado o porque su compañero de trabajo habló de su éxito en la inversión no es la forma de construir una cartera adecuada para usted. Entenderse a sí mismo primero lleva a una mejor cartera, lo que hace más fácil para usted mantener el rumbo durante los tiempos turbulentos.

  1. Seguir los medios financieros demasiado de cerca aumenta tu estrés.

Como adicto a las noticias, normalmente disfruto leyendo artículos y artículos de opinión, ya sea sobre inversiones, política o una historia de noticias de tendencia. En la era de Internet, las «noticias» suelen consistir más en generar clics en una historia o en ojos en una pantalla de televisión para cobrar más por los anuncios. En tiempos de estrés, todos queremos respuestas. ¿Cuándo terminará el virus? ¿Qué recursos están disponibles para ayudarme? ¿Qué puedo hacer para proteger a mi familia y mis finanzas? Las empresas de medios de comunicación, incluyendo las organizaciones de noticias, conocen esta tendencia y atienden nuestros deseos con titulares sensacionalistas. Los medios financieros son notorios por ofrecer estas historias de «cebo para los clics». A menudo he visto titulares contradictorios aparecer simultáneamente en el mismo sitio web! «Ahora es el momento de vender» las historias aparecen junto a «Compre acciones hoy mientras están en venta». En realidad, nadie puede predecir de manera consistente y precisa el futuro de los mercados financieros. Si pudieran, estarían administrando su cartera, no tratando de convencerte de leer su artículo. Si sientes estrés financiero, tómate un descanso mediático y mira si no te sientes un poco más tranquilo.

  1. No tome decisiones a corto plazo que perjudiquen su salud financiera a largo plazo.

Hace muchos años, Jack Bogle, el fundador de Vanguard, ofreció su giro a un conocido dicho. En lugar de «No te quedes ahí parado, haz algo», sugirió, «No hagas algo». Sólo quédate ahí», sería un mejor consejo para los inversores. Es la naturaleza humana evitar el dolor. La pérdida de empleos y la caída de los mercados ciertamente califican como dolorosas. Aunque tomar decisiones a corto plazo para aliviar el dolor es comprensible, no debemos perder de vista el impacto a largo plazo de esas decisiones, especialmente en nuestras finanzas. Puede sentirse bien vender sus acciones para detener la hemorragia, pero hacerlo significa que se perderá parte de la subida cuando los mercados comiencen a subir de nuevo. Uno de los mejores movimientos que hice como inversor fue un movimiento que no hice. Durante la recesión de 2007-2009, resistí el comprensible impulso de vender mis fondos mutuos de acciones, ya que su valor cayó mes tras mes. En lugar de eso, los fui incrementando constantemente a lo largo de los difíciles 18 meses. Ciertamente fue incómodo en ese momento, pero fue la base del crecimiento significativo del patrimonio neto de mi familia durante el subsiguiente mercado alcista de 11 años. Las circunstancias a corto plazo pasarán eventualmente, pero el daño a largo plazo puede durar el resto de tu vida. Por lo tanto, mantenga su enfoque financiero en sus objetivos a largo plazo cuando tome decisiones.

Es importante reconocer la sabiduría de dos versos al considerar nuestra administración financiera durante este tiempo estresante:

Filipenses 4:19 – «Y mi Dios suplirá todas sus necesidades de acuerdo a sus riquezas en gloria por Cristo Jesús.» Recuerda que tenemos un Dios que te ama más de lo que puedes comprender. Él conoce tus necesidades y promete proveerte. No estás solo en este momento difícil.

Proverbios 27:23 – «Sé diligente en conocer el estado de tus rebaños y atiende a tus manadas». Si te encuentras mal preparado financieramente para el coronavirus, comprométete con la sabiduría que Dios está proveyendo en este versículo. Invertir regularmente un poco de tiempo en sus finanzas da grandes dividendos.

Dios nos instruye a prepararnos para los tiempos de estrés financiero que se avecinan. Como José demostró en Génesis 41, una vez que la crisis de COVID-19 pase, comience a posicionarse mejor para cuidar de su familia y ayudar a otros cuando la próxima sorpresa llegue.

Fuente: John Madison


Comparte la noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *